Cayo Galindo: “Debemos ir solos a las elecciones”

El congresista por Apurímac del Partido Nacionalista (PN), Cayo Galindo, ha cuestionado la política de alianzas con partidos de izquierda que lleva adelante su agrupación política, que fue la razón que adujo Isaac Mekler para renunciar al PN. Sin embargo, Galindo niega enfáticamente su posible salida del nacionalismo y rechaza cualquier vinculación con Mekler, a quien critica con severidad. En la siguiente entrevista, Galindo expone las razones de su oposición a un acercamiento a los partidos de izquierda; enfatiza sus discrepancias con Carlos Tapia, miembro y vocero de la Comisión Política del PN; habla de la renuncia de Mekler y demuestra un apoyo absoluto a Ollanta Humala, a quien llama caudillo indispensable.

| 12 octubre 2009 12:10 AM | Entrevista | 1.5k Lecturas
Cayo Galindo critica pero mantiene su militancia en el PN.
El congresista apurimeño agita la polémica y dice que viejos dirigentes de izquierda fracasados quieren copar el nacionalismo.

Más datos

Para Galindo, Alberto Moreno, Javier Diez Canseco, Genaro Ledesma y Mario Huamán no aportan nada. Y Carlos Tapia daña al PN.
1532

-Usted asegura que no va a renunciar al Partido Nacionalista (PN) como lo ha hecho el congresista Isaac Mekler, pero coincide con él en cuestionar el acercamiento del PN a los partidos de izquierda. ¿Sus discrepancias con la actual conducción política de su partido no lo llevarán a renunciar?
-Es categórico que yo no voy a renunciar al PN. Mi renuncia está descartada. Con Mekler no coincido en nada. No quiero tener ningún tipo de vinculación con él. No estoy de acuerdo con esa orientación que se le quiere dar al partido de aliarse con los sectores de izquierda que históricamente han fracasado, porque el PN nace como una alternativa a los viejos partidos tradicionales, tanto de derecha como de izquierda. Cuando se dijo que debía irse a un gran frente, no se dijo que a ese frente se le tenía que dar un sesgo de izquierda…

-¿El PN no es de izquierda?
-Yo no soy ideológicamente de izquierda. La nueva divergencia del siglo XXI no es entre izquierda y derecha, sino entre los de arriba y los de abajo. Yo siempre tengo en la cabeza el dicho del comandante Ollanta Humala de que lo importante no es si el partido es de izquierda o de derecha, lo importante es que seamos nacionalistas…

-Esa es una definición gaseosa que no dice nada. ¿Cómo ubica al PN en el espectro político?
-Bueno… sí, somos un partido que está en la izquierda política. Ollanta Humala nace como una propuesta de izquierda, confrontacional, aunque sin ser antisistema.

-¿Y si son de izquierda, por qué se opone a un entendimiento con los partidos de izquierda?
-No cuestiono un acercamiento a la izquierda; ideológicamente tenemos similitudes. Lo que cuestiono es un acercamiento con los líderes históricos de la izquierda que han fracasado y han atomizado a la izquierda. No queremos nada con esos dirigentes de antaño…

-¿Cuáles son esos dirigentes de izquierda con los que no quiere saber nada?
-Alberto Moreno, Javier Diez Canseco, Mario Huamán, Genaro Ledesma. Estos señores ya tienen todo armado y van a venir para meterse con todo un equipo y un aparato político. No critico el acercamiento a las ideas de izquierda, lo que critico es la posibilidad que viejos líderes de izquierda se reciclen y asuman la conducción del PN.

-¿Su cuestionamiento a un acercamiento del PN a los partidos de izquierda parte de una preocupación de que los cuadros de esos partidos los desplacen a ustedes?
-Sí, esa preocupación de ser desplazados existe. El Partido Socialista, Patria Roja, el Partido Comunista, están reclamando posiciones de dirección al interior del PN. Ellos no vienen a sumar, entran a copar, a desplazar. Ese es el gran problema. Por su experiencia en política, ellos tienen la posibilidad de desplazar a nuestros cuadros...

-¿Todo se reduce, entonces, a una preocupación de cómo conservar su posición en el partido y no ser desplazado?
-No es eso. Lo que ocurre es que esa competencia interna por asumir cargos en el partido debe darse en igualdad de condiciones, pero no hay igualdad cuando algunos tienen el padrinazgo de quien, como Carlos Tapia, tiene la posibilidad de decidir quién asume posiciones de liderazgo en cada zona del país. En mi región, Apurímac, quienes fueron derrotados ampliamente por nosotros el 2006, ahora pretenden dirigir el PN en esa región y ser sus candidatos. Tapia siempre se ha ufanado de que ellos sí tienen cuadros y que nosotros solamente somos los operativos.

-¿Para usted el problema en el PN es Carlos Tapia?
-Tapia dio la idea de formar un frente amplio y el partido le ha encargado el diálogo con las fuerzas políticas nacionales y regionales con las que se formaría este frente. Y él está usando ese encargo del partido para promover alianzas con sus amigos y fortalecer su entorno político. El problema es la orientación que Tapia le quiere dar a las alianzas, asociando al partido con estos líderes de izquierda y con personalidades del interior del país por el sólo hecho de ser correligionarios suyos. Tapia está entregando los destinos del PN a los viejos líderes de la izquierda.

-Pero Tapia tiene el apoyo de Humala.
-Es cierto. Humala no está muy informado de lo que Tapia está haciendo con estas alianzas. En esto falta transparencia de parte de Tapia. Esta es una olla que recién se está destapando.

-¿Usted no ha hablado con Humala sobre este tema?
-La última vez que hablamos, él me dijo que estaba pensando qué decisión tomar sobre el tema. En el partido no hay un análisis profundo sobre esta situación. Parece que no se ha visualizado adecuadamente el daño que Tapia le puede ocasionar al partido.

-¿Usted también piensa, como Mekler, que un sector del PN busca acercarse a grupos radicales violentistas?
-Es falso que se esté buscando un acercamiento a Patria Libre u otros grupos radicales que quieren cambiar las cosas por la fuerza. No hay nada de eso.

-¿La posibilidad de que el PN decida que sus congresistas no vayan a la reelección, ha despertado las discrepancias al interior del partido?
-Esa posibilidad de que los congresistas vayamos o no a la reelección todavía está en evaluación. Decir que las críticas se deben a que no habrá reelección de congresistas es una información falsa que ha sido filtrada a la prensa por quienes se consideran criticados al interior del partido. Se quiere desacreditar al mensajero para desacreditar el mensaje.

-Que a los congresistas les hayan quitado la responsabilidad de organizar el partido en sus zonas de origen es algo que también les ha molestado.
-Eso fue propuesto por Tapia y es algo que ha generado incomodidad. Esa decisión Tapia la está usando para fortalecer a su grupo de la vieja guardia.

-¿No cree que la formación de un frente amplio con partidos de izquierda fortalecería las posibilidades electorales del PN?
-Lo que queda de la vieja izquierda son sólo sus líderes, porque sus militantes ahora están en el PN y tienen en Ollanta Humala a su líder natural. El PN es el nuevo referente de la izquierda del siglo XXI. Todo lo demás es historia. Si el partido continúa con esta política de alianzas con los viejos partidos de izquierda, vamos a fracasar. Creo que debemos ir solos a las elecciones.

-¿Si el PN decide continuar con esta política de alianzas con los partidos de izquierda que usted cuestiona, renunciaría al PN?
-Si esta política de alianzas no se corrige, habrá desasosiego, descontento, desencanto, desmoralización en el partido. Yo soy un militante disciplinado y leal al PN, y si mi posición en contra de estas alianzas pierde, yo igual continuaré en el partido.


“Somos un partido caudillista”

-¿En un eventual frente electoral, ustedes aceptarían elecciones primarias internas para definir la candidatura presidencial?
-En un frente hay lo sustancial y lo accesorio. Lo sustancial es el PN; todo el resto es lo accesorio. Como están dadas las condiciones no aceptaríamos elecciones internas. Eso sería poner en situación de igualdad a quienes electoralmente no son iguales al comandante Ollanta Humala.

-¿No cree que elecciones primarias para definir candidatos es una práctica democrática que deberían tener todos los partidos?
-Ollanta Humala es el candidato natural del PN. Un ejemplo de hasta dónde va la soberbia y el atrevimiento de los viejos líderes de izquierda, es que el 2006 Diez Canseco, cuando tuvo un acercamiento con el PN, pidió elecciones primarias para determinar quién era el candidato presidencial. Ahora, Huamán y otros vuelven a pedir elecciones internas. Estos viejos dirigentes de izquierda quieren reciclarse en el PN y encima pretenden cuestionar el liderazgo del comandante Humala exigiendo elecciones primarias internas. Ese es el problema de promover alianzas con quienes pretenden elecciones internas…

-¿Pedir elecciones internas le parece algo inaceptable?
-La candidatura del comandante Ollanta Humala es innegociable, él es el candidato natural del PN y de cualquier frente que se forme en torno al PN.

-¿Cualquiera que haga una alianza con el PN deberá aceptar el liderazgo incuestionable de Humala?
-Claro que sÑ

-Tiene usted una posición nada democrática…
-Mi intención no es ser antidemocrático, pero creo que cuando nosotros le abrimos nuestra casa a otras posiciones políticas no le estamos diciendo que somos iguales para competir. La lógica electoral y el sentido común nos dicen que el comandante Humala es el candidato natural. Pretender que Ollanta Humala vaya a elecciones internas para ver si es candidato presidencial es algo que no se entiende, es irracional.

-¿El PN es un partido caudillista donde la voz de Humala es irrefutable?
-Es verdad que somos un partido caudillista, sería ilógico que pretenda negar eso. El PN es Ollanta Humala. Si al PN le quitan al comandante Ollanta Humala no sería nada.

-Por lo que dice, en el PN hay poca democracia interna y lo que diga Humala es lo determinante.
-Hay diálogo y hay instancias partidarias para procesar las diferencias. Pero la voz del comandante Humala es, efectivamente, determinante. Las decisiones las toma Humala. Y así es cómo debe ser, porque él es el líder.


“Mekler juega en pared con el gobierno”

-Usted dice que no coincide en nada con Mekler, pero sus cuestionamientos al acercamiento del PN con los partidos de izquierda coinciden con los de Mekler.
-No me vincule a Meckler, por favor. No tengo nada en común con él. Yo estoy preocupado por el partido, Meckler está preocupado por él. Para él lo del acercamiento a los partidos de izquierda es solamente una excusa para renunciar sin quedar mal parado…

-¿Para usted, cuál es la verdadera razón de su renuncia al PN?
-Su renuncia es puro oportunismo. Lo que está buscando es un posicionamiento político en algún otro grupo para las próximas elecciones. Nadie en el partido lo apoya.

-¿Fue un error del PN haber aceptado el retorno de Mekler luego que renunció por primera vez en el 2006?
-Sí, fue un error. Quien traiciona una vez, traiciona dos veces, muchas veces. Mekler permanentemente amenazaba con renunciar porque quería ser presidente de comisiones, de grupos especiales, ser vocero de la bancada. Eso es lo que le importaba. Mekler nunca ha estado con el partido al momento de las votaciones más importantes; nunca se compró los grandes pleitos del partido. Cuando el partido asumía posiciones confrontacionales contra el gobierno, él nunca estaba, siempre decía que estaba enfermo, que tenía algo que hacer; siempre tenía una excusa.

-¿Y ustedes por qué aceptaban ese comportamiento que ahora critican?
-Hemos sido demasiado tolerantes e indulgentes con él porque la dirigencia del partido pensaba que lo suyo era un capricho de niño engreído que se le iba a pasar y no queríamos profundizar esa diferencia. Eso ha originado grietas al interior de la bancada.

-¿Alguna vez Mekler expuso al interior del partido las críticas que ahora expresa?
No, nunca dijo nada, nunca tuvo posiciones discrepantes dentro del partido. Su interés se limitaba a conseguir cargos en el Congreso. Mekler está jugando en pared con el gobierno para perjudicar al partido.

Entrevista: Carlos Noriega


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD