“Al gobierno no le interesa la seguridad ciudadana”

Alejado del cargo de ministro del Interior, que ejerció por poco tiempo, el general PNP Remigio Hernani Meloni revela que un Plan de Fortalecimiento de la Investigación Criminal para Lima Metropolitana, que permitiría reducir la incidencia de la criminalidad en la gran capital y desaparecer, por ejemplo, las bandas que cobran cupos en construcción civil en sólo seis meses, es ignorado por el gobierno, a pesar de que sólo requiere de 30 millones de soles para su aplicación. Al presidente no le interesa resolver el tema de la seguridad ciudadana, concluye.

| 11 octubre 2009 12:10 AM | Entrevista | 3.9k Lecturas
(1) Como siempre habla claro y directo, aunque a muchos no les guste su franqueza. (2) El gobierno parece haberse aplazado en materia de seguridad ciudadana. (3) Los enviaron al sacrificio.
Remigio Hernani Meloni

Más datos

El ministro Salazar no conoce el tema de seguridad ciudadana. Él siempre dice que en Trujillo hizo una excelente labor. Si hubiera sido así, ahora no estaría sufriendo esa ciudad los embates de la delincuencia como ocurre ahora. Le piden cupos hasta por transitar en Trujillo.
3969

– General, su salida del gabinete no fue de lo más cortés.
– Bueno, se presentaron las cosas así porque hubo muchas denuncias como las muertes de los dos policías en Pomac, responsabilizando al ministro, y después se demostró que no era asÑ Hubo un constante martilleo y ataques arteros de parte del congresista (Edgard) Núñez, quien constantemente agredía mi gestión, siendo él aprista. Parece que obedecía una consigna. Ahora lo veo muy callado, está mudo. También se registraron algunos hechos como el robo frustrado a la fiscal de la Nación (Gladys Echaíz).

– ¿Fue definitivamente un robo frustrado?
– Sí, sí, fue un robo frustrado y eso lo sabemos porque la investigación fue hecha por la Dinincri, con la Fiscalía, por supuesto, se llegó a demostrar eso.

– ¿Por qué se insistió en que era un ataque a la fiscal?
– Yo no podría precisarle, pero no fue un atentado contra la vida de la fiscal. Lo que sucedió es que el policía que estuvo en el interior del carro, al verse amenazado repelió el ataque y ese disparo chocó en el parante de la puerta y rebotó. Pero nunca hubo un disparo contra la fiscal. Su vida sí estuvo en riesgo, pero por el disparo del policía. El delincuente, efectivamente, era un prontuariado que se dedicaba a robar vehículos y la fiscal viajaba en una 4 x 4. En conclusión, fue un robo frustrado de vehículo. Querían atribuirme algunas situaciones que no tenían relación, pero nosotros hicimos nuestra labor. A veces cansan estas cosas y uno tiene simplemente que renunciar.

– ¿Qué reacción hubo en el gobierno ante la versión del robo, que era distinta a la del atentado que manejaba?
– Había cierto malestar, pero no lo evidenciaban. Mejor era dar un paso al costado, yo no vivo de la política. Soy una persona que dice la verdad y como tal choco con algunos intereses.

– ¿Sentía que era incómodo en el gabinete?
– Sí, en algunas oportunidades… no tanto como incómodo, pero sí había ideas que no encajaban dentro de lo que quería yo como ministro. Yo quería que funcionen estas jefaturas de investigación criminal, tan importantes para la seguridad ciudadana, pero nunca hubo la acogida necesaria para poner en ejecución esta labor.

– ¿En qué consistió esta propuesta de seguridad ciudadana?
– En noviembre de 2008 se formaron dos comisiones en el Ministerio del Interior, una para ver el tema de la prevención policial y otra para la investigación. Cada una emitió un informe y se puso en ejecución. Ahora hay 32 comisiones, ¿para qué será?, ¿para dar trabajo a más apristas?

– ¿Usted, qué cree?
– No sé, pero 32 comisiones es un zafarrancho, no van a llegar a ningún fin.

– Sigamos con su plan.
– Hubo otra comisión para ver el tema de salud, del Hospital de Policía, en donde se logró hacer algunas obras, como por ejemplo la emergencia para adultos y la pediátrica, que funcionan a las mil maravillas en este momento, con todo moderno, nuevo, aséptico. También se hizo algunas renovaciones en el quirófano, en oncología, pero no alcanzó el tiempo para continuar.

– No le dejaron tiempo.
– No dejaron tiempo, pero en el aspecto policial sí se inauguraron 10 jefaturas de investigación criminal, de las 28 propuestas en el plan. Las otras están funcionando sin haberse inaugurado, en las condiciones más deprimentes. Cada una de estas jefaturas debió tener como mínimo 100 policías y sin embargo hay algunas que funcionan con 20, 25 hombres y su labor está totalmente minimizada debido a que no hay la logística que corresponde, no hay los vehículos, no hay la informática, no hay dinero para inteligencia, para operaciones.

– ¿Era un plan integral de seguridad ciudadana?
– Era un plan de fortalecimiento de la investigación criminal para Lima Metropolitana, que debía iniciar en el mes de enero, como efectivamente comenzó, siguió en febrero en que me retiré. Debía verse los primeros frutos en el mes de junio de este año.

– ¿Fue un plan aprobado en el Consejo de Ministros?
– Por supuesto, en el Consejo de Ministros, ante el presidente de la República. Fue aprobado y se le dio un presupuesto de 30 millones de soles, de los cuales, absolutamente, ni un solo sol se le ha otorgado, porque simplemente a los políticos no les interesa la seguridad ciudadana, no les interesa la policía. Para ellos la policía es la quinta rueda del coche, no les interesa que mueran los efectivos como conejillos de indias y que la seguridad funcione a la deriva, como salga.

–A pesar que las encuestas dicen que la seguridad ciudadana es el principal problema de la población
– Esta falta de seguridad la vemos a diario. La realidad es que de cada tres agraviados, dos no denuncian, porque consideran que no tiene ninguna utilidad, La incidencia delictiva en las comisarías aumentó en el 2008, 11.5%, con la famosa distritalización. El 95 % de la población de Lima dice que esta ciudad es poco o nada segura. Estas estadísticas nos dicen la calamitosa forma en que nos ve la ciudadanía.

– ¿Pero usted manifiesta que este plan de seguridad ciudadana fue evaluado y aprobado por el gobierno?
– Totalmente, pero simplemente se aprobó como un formulismo y finalmente no se da hasta ahora el dinero para la ejecución.

– Además, 30 millones no es demasiado dinero para darle tranquilidad a la población.
– No es demasiado, como ve. Con todo ese dinero, con toda seguridad esas jefaturas van a funcionar y van a dar solución a los requerimientos de seguridad de la población. Pero yo veo un desinterés total de parte del gobierno.

– ¿No le interesa al presidente la seguridad de la población?
– No le interesa porque no se hacen las cosas y este ministro (Octavio Salazar) no conoce el tema, no sabe lo que es seguridad ciudadana.

– ¿Qué le dijo el presidente cuando le expuso este plan?
– Que estaba muy bien, que no había ningún problema, pero no ocurrió absolutamente nada.

– Fue un apoyo declarativo.
– Claro, se declaró y se dejó allí nomás.

– ¿En cuánto tiempo debían verse los resultados?
–En seis meses debían verse los primeros resultados e inmediatamente eso debía reproducirse en provincias.

– ¿Qué indicadores se debía tener a los seis meses?
– Se debía mejorar enormemente la aceptación de la población, porque se iban a ver los resultados. Significa que cuando un ciudadano hacía una denuncia se iba a ver que se recuperaba sus enseres, que el pandillaje, las bandas de construcción civil estén a buen recaudo. Se acordará del tema de los “marcas”. Cuando yo asumí dije que era un tema bastante sencillo de solucionar y di un mes de plazo. Al mes se capturaron 29 bandas y desaparecieron los famosos “marcas”.

– ¿Con Mercedes Cabanillas, quien lo sucedió, tampoco se dio atención a este plan?
– Por supuesto que no le dio la atención debida y siguió la cosa asÑ Ha venido este ministro y peor.

– Ahora quieren restituir la distritalización.
– Quieren que vuelva. Esa la desaparecí, simplemente la desactivé. Cuando estaba de ministro no podía irme en contra de lo que había apoyado el presidente de la República, a quien lo engañó el actual ministro, cuando era director general de la policía. Le vendió algo que no servía.

– ¿La distritalización es también la tesis del ministro Salazar?
– Es que hay que ser muy temerario para meterse a manejar la seguridad ciudadana cuando su formación ha sido para cuidar fronteras, para cuidar penales.

– ¿Eso es lo criticable en el actual ministro?
– Siempre. Él no conoce el tema de seguridad ciudadana. Él siempre dice que en Trujillo hizo una excelente labor. Si hubiera sido así, ahora no estaría sufriendo esa ciudad los embates de la delincuencia como ocurre ahora. Le piden cupos hasta por transitar en Trujillo.

– ¿No le reconoce ningún mérito?
– Yo lo que le critico es su temeridad, por meterse en un asunto que no conoce y lo felicito por su marketing, por su forma de hacerse propaganda, por su forma de conseguir algunos titulares y tener algunas amistades que le favorecen y le hacen propaganda.

– En su caso, ¿siente que la prensa no lo trató bien?
– En algunos casos, no.

– Salazar en cambio es un ministro marketero.
– Totalmente. Yo lo felicito. Sabe todos los tejes y manejes. Sabe lo que es el clavo y la canela… y sabe por qué lo digo.

– ¿Qué va a pasar con Lima, sin plan de seguridad ciudadana?
–Cada día va a ser peor, más deprimente. Usted va a ver que no va a mejorar, siempre va haber más contradicciones y más problemas de seguridad ciudadana. Ya vemos que no hay ninguna solución, siguen cobrando cupos a los constructores estos famosos falsos dirigentes de construcción civil, ¿por qué no se les captura?

– ¿Es un problema fácil de controlar?
– Por supuesto que se puede hacer. Este es un tema de investigación criminal, básicamente de inteligencia. Usted no puede poner gente en la calle para descubrir a los que cobran cupo, tiene que hacer el seguimiento que corresponde, investigación y convencer a los constructores que no paguen cupo.

– ¿Cómo está la moral de la policía?
– Muy venida a menos, totalmente. Y usted verá este fin de año, cuando hayan ascensos, todos los problemas que hay.


Bagua es una herida abierta

– ¿Qué opinión tiene de lo que pasó en Bagua?
– Murieron 25 policías, ha desaparecido un mayor y la vida continúa, no pasa nada.

– ¿Fueron enviados al sacrificio?
– Los mandaron a los policías en forma caprichosa a despejar la famosa Curva del Diablo, sin las previsiones necesarias, sin contar con el apoyo de la Fuerza Armada, como correspondía, y ocurrió esa tremenda desgracia. Esas muertes son una cifra macabra y es una desgracia para la Policía Nacional que no ha sido resarcida de esta afrenta. Cada día pierde más autoridad la policía; comenzó con el “Moqueguazo” y se dio después Bagua. La autoridad de la policía viene siendo menoscabada por la mala gestión de quienes ordenaron estos operativos y, para coincidencia, en el “Moqueguazo” el director general de la policía era el actual ministro y la anterior ministra estuvo en el caso de Bagua. Totalmente descabellados. Los dos trabajos fueron totalmente ineficaces, ineficientes y desmoralizaron totalmente a la policía, la humillaron.

Esvieta Topovich
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD