Unidad contra el crimen

No deja de ser positivo que, ante el impacto de dos abominables crímenes que han indignado con plena justificación a la ciudadanía, los ciudadanos, los políticos y los medios de comunicación se enfrasquen en un debate sobre la gravedad del problema de la delincuencia y la inseguridad ciudadana.

| 28 febrero 2013 12:02 AM | Editorial | 933 Lecturas
Unidad contra el crimen 933

No deja de ser positivo que, ante el impacto de dos abominables crímenes que han indignado con plena justificación a la ciudadanía, los ciudadanos, los políticos y los medios de comunicación se enfrasquen en un debate sobre la gravedad del problema de la delincuencia y la inseguridad ciudadana.

Es importante que ese debate gire en torno a la real magnitud del problema y sus orígenes, sobre todo el debilitamiento del Estado, mal que lleva varias décadas y del que no se preocuparon los últimos gobiernos; así como sobre la manera de enfrentarlo y, siendo imposible erradicar totalmente el delito, lograr la meta de aislarlo y tenerlo controlado.

El debate debe ser serio, leal y enriquecedor, y sobre todo orientado a consensos, pues solo con la concertación de voluntades y la suma de iniciativas, podrá encontrarse soluciones y mantener la cohesión necesaria para avanzar al cumplimiento del anhelado objetivo de poder vivir con paz y seguridad.

No parece ser ese el objetivo de quienes aprovechan el justificado malestar ciudadano por el grave problema, solo con fines políticos menudos, con miras de corto plazo, como la mezquina ganancia de vapulear a un funcionario o debilitar o desestabilizar al gobierno, mellando su credibilidad; lo que nada tiene que ver con la crítica que aporta y construye.

Las características del mal que padecemos exigen no caer en ese juego al que quieren llevarnos quienes nunca se preocuparon seriamente por la seguridad del pueblo, quienes sumieron a este país en el delito y la podredumbre, degradando, además, moralmente al país y propalando modelos de conducta en los que la plata fácil a costa de los demás es la quimera, lo que lleva a una u otra forma de delinquir.

Hay pues que mantener el debate en los términos en los que ayer nomás enfocó el problema de la criminalidad una joven y prestigiosa experta peruana, asesora internacional en temas de seguridad.

En líneas generales, la especialista planteó que debe haber un liderazgo único, plena decisión política, lo que implica que la oposición se abstenga de boicotear la tarea por intereses políticos; objetivos claros, reformas en la policía y la administración de justicia, y constancia, pues los logros tomarán cinco años o más, según lo demuestran otras experiencias exitosas.

Parece una buena base para emprender el largo camino hacia la victoria de la sociedad sobre el delito, ahora que parece haber interés y decisión, así como recursos, que ya han comenzado a reforzar considerablemente a la policía. ◘


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD