Una salida constructiva

La Alcaldesa de Lima ha lanzado una propuesta unitaria y democrática que despeje los nubarrones de división que amenazan a Lima por obra de los promotores de la revocatoria, visibles, ocultos o semi-encubiertos, en aras de intereses políticos mezquinos o turbias ambiciones en nombre de los cuales quieren sacrificar la estabilidad y el progreso de la ciudad.

| 08 marzo 2013 12:03 AM | Editorial | 580 Lecturas
580

Ha hecho la alcaldesa una profunda y sincera autocrítica, ha reconocido que hay cosas que no ha hecho y cosas que no ha hecho del todo bien; y ha dicho que son legítimos los reclamos de quienes están satisfechos con su gestión. Y ha lamentado no haber sido capaz de construir confluencias para una mejor gestión.

Y ya antes había admitido que no tuvo una política adecuada de diálogo y de comunicación, pues es indispensable hacer conocer por los medios masivos lo que hace y lo que proyecta la autoridad.

Se ha comprometido formalmente a enmendar rumbos, a dar un golpe de timón, subsanar errores y, sobre todo, hacer un gobierno municipal amplio, con la participación de todos aquellos que, por encima de discrepancias y diferencias de posiciones, han coincidido en la opción del NO, en defensa de la ciudad y su institucionalidad, contra el caos y la incertidumbre que pretenden los revocadores.

La salida propuesta tiene la virtud de plantear una alternativa de consenso frente al peligro que se cierne sobre los limeños y su futuro, por obra de los revocadores, de encono y división y de salto al vacío y del imperio de la inestabilidad y la inseguridad que impedirán que obras y reformas que todos anhelamos, puedan seguir adelante.

Pero sobre todo es democrática, pues la alcaldesa no pide un cheque en blanco ni una patente de corso tras la contienda del 17 de marzo; no pretende hacerse del manejo total y discrecional de la comuna limeña, al vertical y autoritario estilo de su antecesor.

Lo que plantea es un gobierno compartido con las fuerzas del NO, sin importar colores ni ideologías, porque sobre todo está Lima y está su futuro, en aras del cual, la Alcaldesa está aceptando que su administración deje de ser solo ejercida por las fuerzas que con ella ganaron el municipio y accedan a ella inclusive quienes fueron sus rivales en los comicios de 2010.

En su mensaje de la víspera la Alcaldesa ha hecho la propuesta de consenso, frente a un proceso “marcado por agresiones, mentiras, distorsiones, desinformación, manipulación, y aun más bajo, insultos a mi condición de mujer, está provocando heridas en nuestra ciudadanía y divisiones negativas, que no contribuyen en nada a mejorar la vida de nuestras familias, menos aún al progreso de nuestra ciudad”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD