Saqueo revocador

Está claro que los revocadores, si ganan la consulta del domingo próximo, podrán invocar una norma legal asombrosamente injusta y absurda, para pedir la retribución de lo que gastaron en la campaña contra Lima, es decir la campaña por defenestrar a las autoridades que los limeños escogieron mediante el voto y que nada impropio han cometido para merecer ser revocadas.

| 12 marzo 2013 12:03 AM | Editorial | 534 Lecturas
534

En el supuesto negado que logren su torvo objetivo, los personajes pasarán la cuenta a las autoridades electorales, es decir al Estado, lo que equivale a echar mano de los impuestos que los peruanos que trabajan día a día pagan al fisco.

Alguien podría pensar que el daño no será mucho, que solo se tendrá que pagarles la suma relativamente modesta que han presentado como proyección de gasto, no como gastos definitivos, que, a la luz de la millonaria campaña de radio y televisión, el prebendalismo y otros dispendios que han practicado, será ciertamente mayor.

Ya el individuo que aparece como cabeza visible de la revocación había dicho que el esfuerzo de conseguir un millón 200 mil firmas (en su gran mayoría falsas) tenía un costo importante.

Y conociendo la baja ralea de quienes promueven la revocación –lo que no alcanza a los limeños confundidos que los apoyan- es virtualmente seguro que sacarán facturas de la galera para birlarle la mayor cantidad de dinero posible al fisco.

Decíamos que es absurda la norma que les garantiza la devolución de lo invertido en la revocación, porque no solo alienta intentonas revocadoras –que deben reducirse a causas prefijadas y correr por cuenta de sus promotores- sino que no prevé retribuir sus gastos a las autoridades revocadas, en caso sus detractores no logren su objetivo.

Los limeños no deben permitir el despropósito de que quienes traicionan al voto popular con la complicidad de medios de prensa que durante dos años se han dedicado a hostilizar y mostrar una imagen distorsionada de la Alcaldesa de la ciudad, cobren por el daño que le harían a la ciudad en caso de ganar la justa del domingo próximo.

Por otra parte, el papelón que hicieron los revocadores el domingo último al insultar la inteligencia de los limeños inventando pretextos para escapar de la confrontación de ideas y dejar sola a una de ellas, debería hacer reflexionar a los ciudadanos de la capital, sobre la conveniencia de respaldar a esa clase de elementos.

Deberán también tomar en cuenta los electores este domingo, los intereses corruptos que, a nivel de Lima y del país, se mueven tras la campaña manipulatoria de la verdad, que busca desestabilizar el municipio, contra los intereses del desarrollo y el progreso de la ciudad.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD