Precisiones necesarias

El candidato presidencial independiente chileno Marco Enríquez-Ominami ha visitado Lima con enfoques positivos sobre el futuro de integración entre nuestro país y el suyo, tras el fallo de la Corte Internacional de La Haya que pondrá fin al diferendo fronterizo marítimo entre nuestras dos naciones.

| 19 mayo 2013 08:05 PM | Editorial | 2k Lecturas

Más datos

2003

Ha manifestado también el saludable compromiso de que, si fuera elegido, acatará y ejecutará ese dictamen, por lo demás inapelable, y ha coincidido en tal sentido con la palabra empeñada por los actuales gobernantes Chilenos, y con la decidida posición del Perú al respecto, asentada en una larga tradición de cumplimiento de obligaciones internacionales.Positiva también ha sido su actitud de amistad y apertura a los inmigrantes peruanos en su país, cuyos problemas comprende por haber sido él también un migrante, pues creció en Francia por el exilio a la que envió a su familia la dictadura pinochetista.

Esa es una actitud que contrasta con los frecuentes brotes de xenofobia contra nuestros compatriotas en Chile, y tiene como añadido la convicción de que el tema migratorio debe dejar de tratarse como un asunto policial y pasar a manos de autoridades civiles.También hay que celebrar las posiciones progresistas y latinoamericanistas que manifestó en diversas entrevistas.Sin embargo, resulta errada su afirmación de que el problema limítrofe que ventila en La Haya llegó a esa instancia porque fracasaron las diplomacias de Lima y Santiago, al no haber sido capaces de ventilar el asunto sin necesidad de apelar a un tercero.Debería manejar mejor su información y tener en cuenta que el Perú invitó reiteradamente a Chile a tratar el asunto bilateralmente, lo que fue siempre rechazado en forma rotunda, ante lo cual nuestro país se vio obligado a apelar a las vías de la solución pacífica de controversias y llevar el caso a La Haya.

El fracaso es, en todo caso, de la diplomacia de su país.Otro planteamiento al menos discutible del candidato Chileno es el de propugnar una reunión tripartita Chile-Bolivia-Perú en busca de solución a la demanda Boliviana de una salida al mar, lo que no procede.

A quien Bolivia ha demandado en La Haya en busca de una solución es a Chile.Además, el problema es esencialmente bilateral porque fue Chile el país que conquistó las costas de Bolivia y sumió a este país en la mediterraneidad; el país al que Bolivia reclama el acceso al Pacífico que le arrebató y el que le tiene lo que muchos llaman la deuda histórica de darle una salida al mar.Por lo demás, el Perú ya ha señalado que no será obstáculo a un acuerdo Chileno-Boliviano si este involucra territorio de Chile sobre el que el Perú tiene derechos (Arica) y se respetan los tratados y el derecho internacional.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.590091943741