Investigación a fondo

No suena exactamente muy normal que el anterior gobierno haya liberado –por la vía de la conmutación o reducción de penas o el indulto- a más de cinco mil presos, cifra superior al 10 por ciento de la población penal.

| 02 abril 2013 12:04 AM | Editorial | 793 Lecturas
793

Resulta al menos sorprendente que el motivo haya sido la necesidad de aliviar el hacinamiento de las cárceles, junto a un plausible pero poco usual sentimiento de compasión ante el sufrimiento de los presos.

También llama la atención que más de tres mil de los liberados purgaban condena por tráfico de drogas, sea en su modalidad menos grave, la de los “burriers”, o en su modalidad agravada, la de los grandes traficantes o miembros de bandas organizadas, como afirma el presidente de la comisión legislativa que investiga el caso, aunque lo niega el exjefe de Estado que ha asumido toda la responsabilidad, pues dice haber examinado personalmente cada uno de los expedientes y asegura que no hubo delito en sus decisiones.

El tema ha desatado una polémica comprensible y amerita un profundo esclarecimiento que esperamos esté contenido en el informe que sobre el caso presentará la Megacomisión investigadora, sin pasiones que pueden atentar contra la eficacia y la validez jurídica de las conclusiones, pero con el celo que amerita la gravedad del caso.

Un destacado jurista, con amplia experiencia en materia de lucha contra la corrupción, parece haber dado en el clavo al pedir que, además, cada uno de los casos sea revisado minuciosamente, para verificar si, como asegura el exgobernante, todo estuvo ajustado a ley, o si hubo alguna irregularidad y quién o quiénes fueron los responsables.

Esa investigación debe ser muy seria y detallada, por lo delicado del tema, que no debe ser de ninguna manera contaminado por presiones o intereses políticos, ni debe mezclarse con otros tópicos, para evitar que se desvirtúe, dando lugar a críticas que señalen algún sesgo en busca de impunidad o al servicio de sectarismos y enconos políticos que a nada conducen.

Este diario propugna el adecentamiento y la moralización en el manejo del aparato del Estado y siempre ha sido inflexible en la investigación y la denuncia de casos de corrupción, empeño que nos ha enseñado que lo más eficaz es la objetividad y la seriedad, que debe mantenerse en el tratamiento del caso que nos ocupa, para que al final se beneficie la democracia, cuyo fortalecimiento requiere en forma indispensable del pleno esclarecimiento de todas las denuncias de este tipo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD