Educación para el futuro

Las calles y caminos del Perú se volvieron a llenar desde ayer de alegría y esperanza, con el vital bullicio de casi nueve millones de niños y adolescentes que retornaron a las escuelas, la fragua del futuro del país y terreno estratégico en el que deben recibir la mejor formación quienes conducirán el Perú en el mañana.

| 05 marzo 2013 12:03 AM | Editorial | 929 Lecturas
929

Con algunas dificultades, en particular en el caso de la imperfecta o incompleta infraestructura educativa –que la ciudadanía espera se resuelvan con celeridad y se tomen medidas con los responsables-, el año escolar ha comenzado, con el aliento de quienes comparten el afán de forjar un Perú libre, próspero, justo e inclusivo, meta compartida por todos, independientemente de posiciones políticas o ideológicas.

Ha sido una señal importante del compromiso del país con la modernidad, que el Presidente de la República haya inaugurado el año escolar utilizando las herramientas de la tecnología moderna, al dirigirse a los alumnos, maestros y padres de familia, mediante teleconferencia. Ojalá que ello signifique la modernización de la educación pública, tantas décadas maltratada y relegada, para que al menos, como dijo, sea tan eficiente y de tanta calidad –o mayor- que la educación privada.

La dotación de uniformes a 2’700,000 alumnos, el alimento (desayuno y almuerzo) para quienes lo necesitan, mediante el programa Qali Warma, y la entrega de textos escolares, son hechos positivos, junto a los exámenes oftalmológicos y odontológicos, entre otros, a nuestros colegiales de primaria de las escuelas estatales.

Es importante que los uniformes hayan sido producidos por medianas, micro y pequeñas empresas, y los alimentos sean nacionales y principalmente nativos, lo que impulsa la producción nacional e incentiva a esos sectores de emprendedores, sobre los que destaca buena parte del exitoso crecimiento de nuestra economía.

Con las acciones mencionadas se alivia las carencias que todavía padecen amplios sectores de la población en cuanto a niveles de ingreso, nutrición y salud, que deberán superarse plenamente cuando el Perú alcance las metas de inclusión y equidad que ansía el pueblo entero, en aras de la grandeza de la Patria.

Tales medidas deben ser complementadas con una elevación de la calidad de la educación, cimiento esencial del futuro que se merecen las nuevas generaciones; y con el cumplimiento de las promesas y los proyectos de mejoras de las condiciones laborales y profesionales de quienes son también protagonistas estelares del quehacer educativo: los maestros.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD