Defensa de la libertad de prensa

La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos próxima a iniciarse en Washington deberá ser escenario de un intercambio de puntos de vista esclarecedor sobre el tema del resguardo de la libertad de prensa bajo el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, un diálogo entre los representantes de los países miembros que debe despejar dudas y suspicacias respecto de iniciativas en la materia y, en el caso de nuestro país, dejará en claro la posición oficial y nacional de pleno respeto a la libertad de expresión y de prensa.

| 21 marzo 2013 12:03 AM | Editorial | 600 Lecturas
600

El tema es importante porque en las últimas semanas se han expresado opiniones susceptibles a partir de una reunión de 17 países miembros del sistema, incluido el Perú, que abrió un diálogo político constructivo sobre el mismo y recogió una propuesta orientada a fortalecer todas las relatorías de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al darles el mismo título de “especial” que tiene la relatoría dedicada al tema de la libertad deprensa.

Más allá de suspicacias legítimas o motivadas por prejuicios que no ayudan a tratar estos temas con serenidad, es importante señalar, entre el follaje de las alarmas y las proclamas estridentes, que, según la información a nuestro alcance, la reunión mencionada, que se celebró en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, llegó al consenso en torno a esa iniciativa, pero no para disminuir o desproteger a la relatoría de libertad de prensa, sino para promover a las otras ocho para que también cuenten con los recursos y tengan al frente un funcionario de alto nivel dedicado a tiempo completo a esa labor.

De la lectura de la Declaración de Guayaquil se desprende que busca garantizar el financiamiento de todo el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y no desatender ni relegar a ninguna relatoría, menos aún a la de libertad de prensa; y el consenso que refleja abarca a países de signo político diverso, incluyendo a los de la Alianza del Pacífico.

La preocupación en torno al tema ha impedido enfocar otros aspectos de la reunión de Guayaquil, como el papel moderador respecto a posiciones maximalistas que jugó el Perú en la reunión, en aras del fortalecimiento institucional del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Para ello, nuestro país ha sostenido la necesidad lograr la adhesión de todos los Estados a la Convención Americana de Derechos Humanos, y un compromiso financiero indispensable para el cumplimiento de las funciones del sistema, pues diez países miembros de la OEA se mantienen al margen de esa convención y dos han renunciado a ella.

Para el necesario fortalecimiento institucional, la reunión de Guayaquil decidió que una delegación de cancilleres visitará a los países ausentes, a fin de incentivar su participación.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...