GUATEMALA Fuego maya

La nación centroamericana dejó atrás conflictos internos y ahora sorprende al visitante con su variada oferta turística, que va desde su pasado maya hasta la versatilidad del siglo XXI, sin dejar de lado sus atractivos coloniales.

| 26 junio 2009 12:06 AM | Ecoturismo |1.8k Lecturas
GUATEMALA Fuego maya 1866  

En la antigüedad se llamaba a Guatemala “Quauhtlemallan”, que significa “tierra de árboles”. Sin embargo, el nombre bien podría derivar del vocablo “Uhatezmala” o “montaña que lanza fuego”, ya que el país es uno de los más volcánicos del mundo, condición que no pasa desapercibida para nadie.

Ciudad de Guatemala está rodeada de elevados cráteres que han sabido dejar su marca en la historia. La capital fue sepultada en el siglo XVI por un gran alud de lodo causado por un sismo originado por el volcán Agua, tras lo cual fue mudada a lo que ahora se conoce como Antigua o Antigua Guatemala. No obstante, el paisaje volcánico, como todo lo intimidante, no deja de ser atractivo. Prueba de ello es que la actual metrópoli se levantó muy cerca del primer emplazamiento, luego de que otro terremoto destruyera la Antigua Guatemala en 1773.

Neoclásica capital
La capital guatemalteca no es sólo el paisaje que la rodea. Su casco urbano tiene mucho que ofrecer. La ciudad está dividida en 25 zonas. El Centro Histórico es un área de arquitectura colonial, predominantemente neoclásica, con pequeños comercios atendidos por árabes y asiáticos y antiguas casonas que –al igual que en Lima– se atreven a resistir el paso del tiempo. Destacan la plaza principal, flanqueada por la catedral y el Palacio de Gobierno.

Dentro del área capitalina también es posible descubrir uno de los aspectos más interesantes del país: el legado prehispánico. Se trata de Kaminaljuyú, que traducido quiere decir “Colina de los muertos”. Este sitio es uno de los complejos mayas más antiguos de Mesoamérica, poblado entre los años 1500 a.C. y 1200 d.C.

Kaminaljuyú es apenas la puerta para adentrarse en el pasado maya del país. Yendo hacia el noreste, en la región de El Petén, se encuentra Tikal, que significa “Lugar de las voces de los espíritus”. Si bien no es el nombre original, podría decirse que sólo espíritus habitaron la ciudad por espacio de 900 años, desde que fuera abandonada en el siglo X por razones desconocidas. En realidad, Tikal es un parque nacional y Patrimonio de la Humanidad desde 1979.

Entre las construcciones más interesantes de Tikal está El Mundo Perdido, la parte más antigua, que data de alrededor del año 600 a.C. Asimismo, destacan el palacio real y seis templos piramidales, entre los cuales atraen todas las miradas los templos I y IV. El primero, dedicado al Gran Jaguar, es el santuario principal del complejo y el otro es uno de los edificios de mayor altura en todo el mundo precolombino.

Antigua de maravillas
Antigua Guatemala es por otro lado el ejemplo perfecto del mestizaje español e indígena. Además, si un viaje a este país es un viaje en el tiempo, es una parada intermedia entre la modernidad y el pasado precolombino.

Cuando ostentaba el título de capital de la Capitanía de Guatemala –que ocupó buena parte de Centroamérica–, la ciudad se situaba entre las más importantes urbes hispanas en el Nuevo Mundo, junto a México y Lima. De ahí la exquisita arquitectura, principalmente religiosa, que ahora exhibe.

Hay que tomarse un tiempo para descansar y disfrutar del buen clima, porque Guatemala no es sólo el país de los volcanes y los árboles, es también el de la eterna primavera.

Loading...


En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.