Ciudad sin indiferencia

Bogotá es una ciudad que vive y produce cultura día a día, permite disfrutar diversas variadas expresiones artísticas, populares o religiosas, que parecen abrirse con deslumbrante magia por las calles, santuarios, plazas y cuanto lugar público exista en la gran metrópoli. Bogotá es una increíble esmeralda que irradia encanto hasta el punto que quieras quedarte.

Por Diario La Primera | 17 julio 2009 |  1.9k 
Ciudad sin indiferencia 1979  

La capital del país cafetalero es considerada la tierra sin indiferencia. Bogotá invita a ser paseada a través de sus calles, carreras y avenidas y aquí se puede apreciar la historia, un presente cargado de vida y un futuro que la distingue como el referente de la cultura latinoamericana.

Senderos de tradición
Su tradicional barrio de La Candelaria, lugar de gente bohemia, artesanos, seres de la política y la cultura, nació de cara a los cerros de Monserrate y Guadalupe, como estableciendo una alianza espiritual entre el templo milagrero del Señor Cautivo que domina el primer cerro, y la Capilla del Palomar en el costado occidental de la Plazoleta del Chorro de Quevedo, lugar sagrado del Imperio de los Chibchas.

Este centro histórico, aunque pequeño, cuenta con mucho valor patrimonial, ya que es considerado la zona histórica de la ciudad. En esa área se concentran los principales testimonios arquitectónicos religiosos de la tercera ciudad en importancia católica en el Nuevo Mundo.

Es un barrio modesto en apariencia, con un marcado rostro de ayer y vida de hoy. Un lugar de la ciudad que todavía permite a sus habitantes hacer competencias de festivales y decorado de los andenes en épocas navideñas.

En busca de Chibchas
Bogotá alberga al Museo de Oro, uno de los mejores del planeta. Entre su colección, única en el mundo, -con más de 30.000 piezas de orfebrería realizadas por culturas precolombinas- destacan los pectorales Tolima, las figuras de Tayrona y sobre todo, la mítica Balsa Muisca, origen de la leyenda de El Dorado.

Visitar el Museo de Oro, a unos metros de La Candelaria, es imperativo. Quien no se tome un tiempo para hacerlo, pierde la oportunidad de conocer todo el pasado y esplendor dorado que los artesanos chibchas lograron en su existencia. El ingreso es libre y la muestra museográfica es impresionante.

Fe en la sangre
El mundo cultural de los bogotanos está ligado al fervor religioso. Católica por excelencia, Bogotá vive con marcada intensidad la fe cristiana. El Santuario del Señor de Monserrate, la iglesia del Divino Niño o la Catedral de Sal de Zipaquirá, representan a todas luces las expresiones de la vida religiosa de esta gran ciudad.

Diversión en rosa
Pero la capital no es sólo historia y cultura, también es una ciudad con sabor a rumba, cuyo principal epicentro está en la Zona Rosa, aledaña al Centro Comercial Andino, al norte de Bogotá.

Igualmente, se encuentran otras alternativas en el Parque de la 93, Usaquén y para los más trasnochadores están la Calera, Chía y Cajicá, sin dejar de mencionar al famoso y reconocido por todos, Andrés carne de res, en los alrededores de la ciudad.

Al occidente se encuentra uno de los símbolos de la ciencia y el saber: el Centro Interactivo de Ciencia y Tecnología Maloka, el más importante en su género en América Latina.

Bogotá es asombrosamente rica y prolija. Es la tierra donde la vida cultural le respira en la nuca al fervor religioso y juntas forman un futuro alentador que contagia a quien la visita. Recorrer sus calles y convivir con su gente alienta la amenaza de querer quedarse.

Iván Mory
Editor

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119379 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario