Ugarteche tiene confianza

LA PRIMERA conversó con el destacado economista Óscar Ugarteche para quien la invocación presidencial al texto constitucional del 79 es una condena a los golpes de Estado como el de 1992. Saluda la creación del Consejo Económico Social, el aumento del salario mínimo y pide hacer efectivas las políticas sociales anunciadas en el mensaje presidencial.

| 03 agosto 2011 12:08 AM | Economía | 2.4k Lecturas
Ugarteche tiene confianza
(1) Economista sugiere modelo económico con mayor redistribución de riquezas a favor de los más pobres. (2) Presidente Humala juramentó por los valores de la Carta Magna del 79.

Más datos

“Las empresas públicas no tienen por definición por que funcionar mal, como argumentan algunos ideologías de la derecha (…), la diferencia será que tienen el interés nacional como guía”.

DETALLE

“(Durante el gobierno aprista) Hubo mucho crecimiento, muchas exportaciones, mucha desfachatez, mucha inmoralidad, (…) mucha mentira. Muy enemigo de su propio partido y muy enterrador de la política partidaria”.
2495

-Algunos especialistas y gremios empresariales han dicho que el mensaje presidencial de Ollanta Humala fue sensato, moderno y conciliador. ¿Coincide con lo anterior?-
-Sin duda el mensaje fue todo lo señalado. La parte simbólica del mensaje, la constitución del 79, estuvo centrada a la censura a los golpes de Estado, tema del que lo acusaron en la campaña. Recordemos que la constitución de 1979 se centra en que deberá de castigarse a los que atenten contra el Estado de derecho. En ese sentido fue un símbolo feliz paradójicamente rechazado por los que dieron el golpe de estado de 1992.

La segunda parte del mensaje en ese símbolo fue lo que se podría leer como un recuerdo de algunos capítulos, en particular el económico. El presidente habló de una economía nacional de mercado y no de una economía social de mercado como dice la constitución del 79 de forma que no hay que leer más adentro de lo dicho. No quiere regresar a la economía social de mercado, es decir a la economía de bienestar, sino quiere hacer otra cosa que estará por verse. Dijo que lo haría sin calco ni copia así es que veremos cómo se hace. El objetivo claro del discurso es la redistribución del ingreso.

-El gabinete ministerial de Ollanta Humala está conformado en su mayoría por representantes de centro-derecha, no obstante se podría decir que su mensaje presidencial está más cerca de centro- izquierda-
-No conozco a los ministros del gabinete, salvo a mis amigos que son casi la mitad. Esa mitad es progresista. Pregunta ¿qué define derecha e izquierda? Si la definición es la división capital/trabajo la respuesta a su pregunta es una. Si la respuesta es Trasnacional/nacional, entonces es otro el horizonte. Pero para eso habría que conocer a los ministros y saber cómo piensan. Con que sean personas honestas hemos avanzado como país ya enfermo de los cinco años de García y los 11 de Fujimori. Basta ¿no?.

-Como era de esperarse las críticas de un sector empresarial y especialistas al incremento del salario básico no se hicieron esperar, argumentando que dicho aumento perjudica a las microempresas del país arrojándolos a la informalidad. ¿Considera coherente el riesgo?-
-Arrojar a la informalidad cuando el peso salarial es 22% del PIB versus 40% en Chile y Brasil, donde nunca cayó, es decir una candidez. Que los grandes empresarios no quieran formalizar es una cosa. El primero que debe de formalizar el empleo es el Estado, el empleador mayor. Con esa crecerá el crédito de consumo y de vivienda. El salario mínimo debería de crecer con la productividad pero en el Perú como en otros países no ha ocurrido así y el crecimiento del PIB se ha concentrado en ganancias financieras. Aumentar el salario mínimo mejora la distribución. Lo que pasa es que la lucha de clases desatada por el sector financiero en el Perú de la mano de las políticas neoliberales va en contra de los salarios y a favor de las ganancias a extremos inaceptables. Las microempresas que tienen personal informal ¿a quien van a echar? Ya son informales que quiere decir que no acatan las leyes. Las microempresas seguramente no aumentarán el salario mínimo sino en función de su capacidad. Pero las mineras, las grandes industriales, los grandes comercios etc, si deberán de subir el mínimo. ¿Son 75 soles mensuales para tanta bulla? Es una reacción irritada más que una respuesta racional. Si lográsemos que el salario en el PIB regrese a 35% ya sería un triunfo. Pero no va a pasar en dos días. En el Perú el tema salarial va cruzado con racismo.

-En su opinión la designación de Luis Castilla como ministro de Economía y Finanzas y la ratificación de Julio Velarde como presidente del Banco Central de Reserva, se dieron para calmar a los mercados e inversionistas o ¿fueron las personas más idóneas para estar al frente de dichos entes estatales?-
-En el Perú hay muchos profesionales muy buenos dispuestos a trabajar por salarios tan limitados como los que tienen los ministros de Estado. Sin embargo la escogencia parece haber sido hecha por el nerviosismo. Son muy buenos y aparentemente honestos.

-El reto y compromiso del nuevo gobierno es mantener el crecimiento económico del país pero con la redistribución de los mayores ingresos a las personas más pobres. Bajo esa premisa el incremento del salario mínimo, Pensión 65, Cuna más, el fortalecimiento de Agrobanco, entre otros son un buen comienzo pero ¿qué otras medidas deben implementarse para cumplir con dicho objetivo presidencial?-
-Primero hay que hacer efectivas estas ofertas que incluyen becas a los estudiantes universitarios buenos mayores de 18 años. Después veremos. Primero lo primero. La nivelación de los salarios de las mujeres con los salarios de los hombres seria un gran paso .

-¿Qué opinión le merece la creación del Consejo Económico Social?-
-Ya era hora que hubiera una instancia para pensar el futuro del país y ponernos de acuerdo sobre a donde queremos ir, con la sociedad civil representada.

-La creación de una línea aérea de bandera y repotenciar estratégicas estatales como Enapu, Electroperú, Petroperú y Sima, es para algunos el primer paso para el estatismo de las empresas, mientras que otros lo consideran que va en la línea de las empresas públicas exitosas en Latinoamérica como Petrobras o Codelco-
-Puede ir en cualquier dirección. Lo que hará de estas una ayuda al desarrollo será si funcionan bien. Las empresas públicas no tienen por definición por que funcionar mal, como argumentan algunos ideologías de la derecha. No tiene que ser 100% del Estado tampoco y deberían de ser manejadas como empresas privadas, con eficiencia y agilidad, y no como elefantes blancos.

-¿Cuál es su balance del segundo gobierno de Alan García?-
-Mucho crecimiento, muchas exportaciones, mucha desfachatez, mucha inmoralidad, mucha prepotencia, muy reaccionario, mucha mentira. Muy enemigo de su propio partido y muy enterrador de la política partidaria.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD