Trabajadores en el aire

Preocupación que podría degenerar en conflicto social. La decisión de la empresa Doe minera Run Perú de declararse insolvente y de acogerse a INDECOPI para pasar por un proceso concursal, al parecer tomó por sorpresa a los trabajadores del complejo metalúrgico de La Oroya, quienes sólo esperan que la empresa resuelva su problema lo más pronto posible para no afectar sus puestos de trabajo.

Por Diario La Primera | 05 ago 2009 |    
Trabajadores en el aire
Preocupación de trabajadores por decisión de la empresa.
Decisión de Doe Run de declararse en insolvencia los toma por sorpresa pues empresa les prometió que buscaría capitalizarse.

Más datos

DETALLE

Como se recuerda, la empresa aún tiene pendiente invertir 155 millones de dólares para culminar con el último proyecto que comprende el PAMA, que consiste en la planta de acido sulfúrico de cobre, la cual tiene un avance de 52% a la fecha. La empresa viene pidiendo prorrogas desde el 2006.

“Si bien la empresa se ha declarado en quiebra, confiamos en que Doe Run cumpla su compromiso con los trabajadores para continuar pagando salarios hasta finales de octubre, según lo acordado”, sostuvo el secretario del sindicato, Roiberto Guzmán, quien anunció que pronto sostendrán una asamblea con el conjunto de trabajadores para evaluar las medidas que tomarán tras esta decisión.

“Esperamos entablar una mesa de diálogo de alto nivel, pues ya han pasado cinco meses desde que se iniciaron estos problemas y las autoridades no han tomado cuenta de que se trata de un colapso social en La Oroya", indicó.

Insiste en cumplimiento
Por su parte, el viceministro de Energía y Minas, Fernando Gala, reiteró ayer que su despacho insistirá para que Doe Run Perú cumpla su Programa de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA) en el más breve plazo posible, al margen del proceso concursal que inició ante INDECOPI. “Es obligación del gobierno exigir que el PAMA se cumpla en el más breve plazo, ese es nuestro objetivo, sea dentro o fuera del INDECOPI”, manifestó.

Asimismo, Gala recalcó que el pedido que hizo Doe Run para ampliar el PAMA por 30 meses no es viable, ya que el gobierno no quiere que la ciudad de La Oroya siga contaminándose en tan largo plazo. Sin embargo, reconoció que sólo faltan alrededor de dos meses para que se cumpla el plazo del PAMA de Doe Run (31 de octubre), por lo que resulta muy complicado que lo llegue a cumplir.

Finalmente, señaló que hasta el momento el ministerio no ha decidido las medidas que tomará en caso Doe Run incumpla los proyectos del PAMA hasta la fecha acordada. “Esperemos a ver qué pasa hasta esa fecha y tomaremos las medidas del caso”, refirió.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.