Reinicio improbable

De acuerdo con el artículo 2, de la ley 29410, el próximo 27 de julio la empresa Doe Run Perú debe reiniciar operaciones en el complejo metalúrgico de La Oroya, el cual permanece cerrado por más de 12 meses.

Por Diario La Primera | 15 jul 2010 |    
Reinicio improbable
Monseñor Barreto considera “prácticamente imposible” que Doe Run reinicie operaciones el próximo 27 de julio.

Más datos

DETALLE

“(El sondeo) no es contra la actividad minera sino por la dignidad de la persona humana. Da un respaldo inequívoco para buscar una solución integral al problema ambiental y laboral en Junín (...) no estamos en contra de la actividad minera pero sí de este avasallaje histórico, particularmente en La Oroya”, dijo el monseñor Pedro Barreto.

Sin embargo, para el arzobispo de Huancayo, monseñor Pedro Barreto, es “prácticamente imposible” que la minera cumpla con lo dispuesto en la norma. Barreto dice que en la última reunión que sostuvieron las autoridades de La Oroya así como las del gobierno y el presidente de Doe Run Perú, Juan Carlos Huayhua, este no supo explicar como iban a cumplir con el reinicio de operaciones del complejo metalúrgico en los 15 días que restan para que se cumpla el plazo establecido en la ley 29410 (27 de julio) si en casi 10 meses no lo hicieron.

“¿Cómo usted (Juan Carlos Huayhua) cree que en 15 días van a cumplir lo que no han cumplido en más de nueve meses y medio?”, le preguntó el monseñor.

Barreto también se mostró incrédulo sobre las posibilidades de éxito, al corto plazo, del plan oficial de reconversión laboral anunciado por el Estado para los más de 3,500 trabajadores de la minera que se quedarían desempleados si la minera no reinicia operaciones.

A pesar de ello, Barreto Jimeno, quien ostenta el cargo de coordinador de la Mesa de Diálogo Ambiental de La Oroya, afirmó que harán lo indecible para que el costo social derivado del cese de operaciones sea el menor posible.

Mayoritario rechazo
Representantes de la Mesa de Diálogo Ambiental de la región Junín presentaron ayer los resultados de la encuesta: “Aportes de la ciudadanía sobre el caso Doe Run”, cuyo fin fue conocer las opiniones de la población sobre la problemática económica y socio-ambiental de la empresa minera.

Washington Mori, secretario de la Mesa de Diálogo Ambiental, señaló que entre del 90 y 95% de los más de cuatro mil encuestados se mostró en contra de los condicionamientos planteados por Doe Run para reanudar sus faenas en La Oroya.

La empresa minera pidió al gobierno como requisito para el reinicio de sus operaciones, entre otras cosas, la modificación del contrato de concesión de la fundición metalúrgica, fraccionar en 670 años la deuda que mantiene con el Estado y una nueva prórroga en el cumplimiento de su Programa de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA).


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.