Más de lo mismo en economía

Ministra de Economía y Finanzas, Mercedes Aráoz, sostiene que la economía peruana muestra una sólida recuperación en medio de un contexto internacional incierto. ¿Cómo es esto posible si nuestras fichas han estado apostando a la demanda externa todos estos años con la firma de cuanto TLC se ha podido?

Por Diario La Primera | 02 set 2010 |    
Más de lo mismo en economía
Ministra de Economía no se presentó ayer ante el Congreso a sustentar presupuesto 2011.

Más datos

Suspenden debate

• De forma sorpresiva, la sesión del pleno del Congreso en la que el premier Javier Velásquez y la ministra de Economía, Mercedes Aráoz, iban a sustentar los proyectos de Ley de Presupuesto y de Equilibrio Financiero para 2011, que debía realizarse ayer, fue postergada para el próximo miércoles 8 de setiembre.

• Para el congresista Rafael Yamashiro (UN) la suspensión de la presentación de la ministra de Economía y el premier es una “cortina de humo”, pues los representantes del Ejecutivo aún no tienen lista la sustentación del los proyectos de ley indicados.
El martes pasado la Ministra de Economía y Finanzas, Mercedes Aráoz, se presentó ante la Comisión de Economía e Inteligencia Financiera del Congreso para presentar la situación y perspectivas de la economía peruana, de manera previa a la sustentación del Proyecto de Presupuesto Público para el 2011 ante el pleno. Veamos algunos puntos que no quedan tan claros, y contradicciones que merecen por lo menos alguna explicación más allá de la propaganda optimista del gobierno.

En su presentación la Ministra sostuvo que la economía peruana se abre paso en medio de la crisis de los países ricos. Ello muestra una contradicción, porque al mismo tiempo que vemos que la economía mundial se desacelera; pues hay perspectivas menos favorables para la economía de Estados Unidos; un ajuste fiscal sincronizado de la casi todas economías avanzadas como los países europeos; un agravamiento de la crisis fiscal de varios gobiernos del norte; y un riesgo de burbuja en China, la estrategia económica peruana sigue siendo la suscripción de Tratados de Libre Comercio (TLC). El martes se firmó un nuevo TLC, esta vez con Corea y se avanza a un TLC con Japón que tiene un nivel de deuda pública de 200% de su toda su producción nacional. En buena cuenta la apuesta sigue siendo a la demanda externa.

Por ello no se entiende cuáles son los fundamentos reales que harán que la economía peruana siga creciendo sostenidamente, salvo la esperanza de que captaremos muchas inversiones, bajo la lógica de que seremos de los pocos países en crecer y eso atrae inversionistas.

Pero además de que este argumento puede ser rebatido, hay una implicancia presupuestal preocupante en este razonamiento. Como la sustentación del éxito económico local de la Ministra se apoya en el crecimiento de la inversión y demanda privada, entonces se seguirá la regla macroeconómica que dice que cuando eso pasa se debe reducir el consumo e inversión pública para no generar inflación. Sobre calentamiento de la economía como le dicen o en otras palabras, cuando la demanda supera a la oferta.

Y eso quiere decir que el gasto público no se incrementa y la redistribución de los recursos en educación, salud, salarios públicos, debe esperar. Eso ya lo empezamos a ver con el Decreto de Urgencia 037-2010, que en mayo de este año le metió un frenazo a la ejecución del presupuesto 2010 y marca la tendencia para la discusión presupuestal 2011.

¿Cómo se explica que la demanda interna crezca sin que se haya producido un aumento sostenido del salario?
Es que la base de este crecimiento en el consumo de los peruanos tiene fuerte apoyo en el endeudamiento vía tarjetas de crédito o financiamiento bancario en créditos personales, endeudando a las familias peruanas en una economía que no tiene estabilidad laboral, seguridad social universal, ni la garantía de empleo productivo y con derechos, y donde el sector financiero no está regulado adecuadamente por el Estado y cobra intereses que en muchos casos llegan al 100%.

Por el lado del empleo, la Ministra señala que el sector formal urbano ha crecido, pero no dice nada del sector rural, en donde se encuentra casi el 40% de la Población Económicamente Activa (PEA) y existe una gran precariedad.

El factor de crecimiento
El verdadero factor que hace que la economía local se recupere responde a los precios de las materias primas que vendemos al exterior y que aún representan más del 50% de nuestras exportaciones, aportando más del 20% de los ingresos fiscales. Precisamente, el riesgo más importante que tiene nuestra economía es que estos precios caigan. Lo más triste es que mientras se mantienen altos, no se cuente con un impuesto a las sobreganancias que alimente el fondo de estabilización fiscal, o que constituya otros fondos con diferentes destinos en un país lleno de necesidades.

La inversión que sustenta nuestra aparente protección en un entorno externo menos favorable, se da básicamente en el sector extractivo (minería e hidrocarburos). Ello genera poco empleo. La gran minería apenas da 120 mil puestos de trabajo, lo que es insignificante para una PEA de millones de peruanos.

El mensaje de la Ministra respecto a que se requiere ser más competitivo para seguir avanzando, en realidad se reduce a dar mayores beneficios a los inversionistas. Esto implica desde la lógica neoliberal, seguir suscribiendo contratos de estabilidad jurídica, garantizando la libre remesa de utilidades a países de origen o paraísos fiscales, y especialmente no subiendo los salarios; en lugar de plantear políticas de productividad serías relacionadas con la innovación (calificación laboral e inversión en ciencia y tecnología).

Tributos
La presión tributaria sigue siendo mínima. Con 15% no se puede construir una democracia sólida (de cada 100 soles que se producen en el Perú solo 15 entrarán al fisco en el 2011). A pesar de eso y durante todo este periodo de gobierno, el oficialismo no ha tenido la voluntad política de plantear una reforma tributaria que eleve por lo menos la presión a 18%.

Por el lado de la deuda pública, que para muchos no es un problema, ha significado un pago en estos 4 años de gobierno de más de 50 mil millones de soles. Solo en el 2007 hemos pagado más de 20 mil millones de soles de deuda externa, según se aprecia en los últimos marcos macroeconómicos. Igualmente, los procedimientos de reperfilamiento de la deuda (patear la deuda para adelante emitiendo bonos) no se han caracterizado por su transparencia y al mismo tiempo han demostrado tener un alto costo de oportunidad social y financiera.

Luego de capítulos de deuda corrupta investigados por congresos anteriores, lo que corresponde es un proceso de auditoría integral del crédito público para determinar que parte es corrupta, ilegal o ilegítima. Nada de eso se ha hecho en este gobierno.

Carlos Bedoya

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.