Manejar nuestras finanzas personales

Indiscutiblemente hoy la gran mayoría de países del mundo pasan por situaciones financieras no favorables, desde aquellos que están en camino a ser desarrollados a los que ya son potencias, pueden tener quebrantos y en ocasiones los números rojos sobrepasan y por lejos losa verdes, es aquí cuando la situación se complica realmente para ellos y sus habitantes.

| 28 julio 2017 12:07 PM | Economía | 5.5k Lecturas
Manejar nuestras finanzas personales
Manejar nuestras finanzas personales
5502

Las familias de clase media y clase baja son aquellas que sienten más duramente estos golpes, como la inflación, escases de trabajo y en fin todas las adversidades que tratan no tener una economía estable. Por esta razón acudir a créditos financieros puede ser una solución bastante buena, para solventar el gasto, pero aquí es cuando se debe tener un extremo cuidado.

Alternativas de financiamiento

Los créditos rápidos son una gran alternativa que muchas empresas online ofrecen, permitiendo solventar rápidamente eventos o situaciones que no son muy grandes pero a la vez sin ese dinero, sería muy difícil poder solucionar ese momento.

Normalmente los mini créditos o créditos rápidos van desde 50 hasta 600 dólares o euros, no son una enorme fuente de ingresos pero pueden pagar algunos gastos que sin ellos sería imposible solventar en el momento. Los créditos más amplios ya deben ser solicitados a una entidad financiera, con su enorme serie de requisitos y papeleo, pero es la manera de poder conseguir ese dinero que se necesita para un gasto mucho mayor.

Ahorrar para impedir imprevistos

Es de suma importancia aprender a tener un hábito de ahorro, ya que en este mundo las emergencias pueden suceder en cualquier momento y no necesariamente algo grande, sino también hechos pequeños deben ser solventados de momento y no esperar a la aprobación de un crédito o una mano amiga que en el momento facilite ese capital.

No comprar cosas innecesarias puede ser una de las mejores formas de ahorrar, así como también destinar un porcentaje del presupuesto al ahorro y no gastarlo por nada a menos que sea una emergencia. Por ejemplo si la familia tiene un ingreso promedio de 1000 dólares al mes, los gastos se pueden solventar con 800 entre comida, salud, ropa y demás, pero esos 200 euros dejarlos en una cuenta y no tocarlos a menos que sea necesarios, ello garantizará al cabo de un año un ahorro de unos 2400 dólares, suficientes para cubrir gran parte de los gastos de emergencia que una persona pueda llegar a necesitar.

No podemos controlar todo lo que nos rodea

La cultura de ahorrar pocas personas la tiene, pero ya con el ejemplo anterior se puede tener una idea de los enormemente importante que es dejar algún dinero en la cuenta y más cuando no se sabe qué situación financiera se tendrá en un futuro y dichos imprevistos puedan ser solventados o no.

Países como Venezuela atraviesan una crisis económica sin presentes, con una inflación monstruosa que supera por lejos la de la mayoría de naciones del mundo, por esta razón los habitantes de allí sólo pueden contar con un ahorro en moneda extranjera o algún bien, ya que cierta cantidad de dinero, al cabo de unos meses no vale siquiera una cuarta parte de ello, por estas razón el salario es subido unas sorprendentes 4 o 5 veces cada año, dejando una economía desangrada, más que ningún otro país de habla hispana.

Utilizar las herramientas que tienes a tu disposición

Los créditos rápidos son una gran facilidad que se ofrecen, desde la comodidad de tu hogar sin papeleos ni trámites grandes de por medio, sólo que estos no alcanzan la cantidad necesaria para poder llegar a socorrer gastos enormes y es aquí cuando necesitamos de dos fuentes, bien sea nuestros propios ahorros, como también los créditos bancarios, con un valor muchas veces mayor, este tipo de créditos puede equilibrar lo que necesitamos en el momento justo, salvo los protocolos que se deben tener para poder adquirirlos, además de cumplir los requerimientos de banco y en fin.

El dinero está allí afuera, sólo es cuestión de salir a buscarlo uy no esperar que legue a solo hasta nuestras puertas y por más que una situación política sea fuerte y golpee de violentamente nuestro bolsillo, debemos tener esa reserva que tanto necesitamos en emergencia o imprevistos. Es mejor contar con ella y jamás usarla, que necesitarla y no tener nada de dinero en el banco.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Propia
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital