Lanzan campaña contra el CIADI

Organizaciones y redes sociales de América Latina piden renegociar Acuerdos Bilaterales de Protección de Inversiones. En Asunción, Paraguay se lanza hoy la campaña para denunciar y pedir la salida de los países de la región de la competencia del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) del Banco Mundial.

Por Diario La Primera | 12 ago 2010 |    
Lanzan campaña contra el CIADI
Ciadi protege dinero de inversionistas en desmedro de intereses nacionales.

Más datos

CASO ARGENTINO

Los diputados del Bloque “Nuevo Encuentro” del Congreso Nacional argentino presentaron un proyecto de resolución solicitando al Poder Ejecutivo que denuncie los Tratados Bilaterales de Protección de Inversiones que haya firmado Argentina y que hayan cumplido 10 años de vigencia.

La Alianza Social Continental, Attac y decenas de organizaciones sociales que operan en diversos países de América Latina lanzan hoy en el Foro Social de las Américas de Paraguay la Campaña contra el CIADI y los Tratados Bilaterales de Protección de Inversiones. El primer punto de esta campaña es la renegociación de todos los Acuerdos de Protección de Inversiones que han suscrito nuestros países con los llamados países desarrollados. La idea es eliminar disposiciones como: Trato Nacional, principio que no permite favorecer a las inversiones nacionales frente a las extranjeras.

Prohibición de aplicar Requisitos de Desempeño a las inversiones, como pedir que generen una cantidad determinada de empleos, que no importen bienes que se producen en el país o cualquier otra condición que mida el desempeño de una inversión.

Expropiación Indirecta, es decir que ante cualquier política pública que pueda afectar o poner en amenaza siquiera las ganancias proyectadas (así sea debido a asuntos ambientales o sociales), los inversionistas puedan poner demandas ante el CIADI, que normalmente les da la razón ordenando indemnizarlas.

Según una de las voceras de la Campaña contra el CIADI, Luciana Ghiotto de Attac Argentina, “los países de la región deben denunciar y salirse del CIADI, abandonando su jurisdicción para permitir la preservación de los derechos de los pueblos y de la naturaleza (…) la propuesta de la Campaña es que las eventuales controversias entre inversionistas extranjeros y los Estados sean arbitradas en los sistemas jurídicos nacionales”.

Acuerdo Bilaterales de Inversión
Una de las características del modelo económico neoliberal es la circulación sin restricciones de capitales a escala global. Y para que los inversionistas tengan garantizada esa libre circulación se ha construido toda una legalidad internacional. Por eso desde los años noventa, la mayoría de los Estados de América Latina han firmado Tratados Bilaterales de Protección de Inversiones (TBIs o Bilateral Investment Treaties - BITs) con países industrializados, para dar seguridades jurídicas a las empresas transnacionales más allá de la que disponen los propios sistemas jurídicos nacionales.

El Perú tiene cerca de 13 TBIs solo con Europa, pero además suscribió Convenios de Estabilidad Jurídica con cada inversionista extranjero. Una de las consecuencias es que muchas empresas de la gran minería en el Perú se nieguen a pagar regalías y a la vez sea imposible cobrarles impuestos a las sobre ganancias.

Desde hace varios años que las utilidades anuales de las grandes inversiones mineras en el Perú superan los 10 mil millones de soles, mientras que el óbolo minero fue de apenas 517 millones de soles. En palabras del economista Pedro Francke, “las ganancias de las principales empresas transnacionales en el Perú están cerca de los 20 mil millones de soles al año, lo que equivale a lo que gana el 40% de la población peruana que está en el sector más pobre”.

Toda esta legalidad internacional: Tratados Bilaterales de Protección de Inversiones, Convenios de Estabilidad Jurídica, CIADI entre otras instituciones garantizan que las inversiones extranjeras no solo obtengan seguridad en la repatriación de sus utilidades a sus países de origen o a paraísos fiscales, sino que los países del sur, como el Perú, acepten condiciones extremamente desfavorables, como someterse a la jurisdicción de una instancia supranacional que resuelva los conflictos o controversias, permitiendo incluso demandas judiciales de inversionistas privados a los Estados nacionales.

El CIADI
El “arbitraje de inversión”, como se conoce a este sistema de solución de controversias, tiene como principal organismo al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), que funciona en el marco del Banco Mundial. Tanto los TBIs como los Tratados de Libre Comercio en sus capítulos específicos sobre inversiones, remiten a este organismo o a otros de naturaleza semejante.

Lejos de ser neutral e independiente, el CIADI y los tribunales semejantes, en la gran mayoría de los casos han favorecido a los inversionistas, dejando de lado los derechos de los pueblos y las prioridades e intereses de la política pública nacional, pues su mandato estipula juzgar sólo si se viola o no un contrato, y no si las razones para ello son “buenas o malas” (como por ejemplo, los intereses públicos). El rol del CIADI es negar la incertidumbre de la inversión: el riesgo capitalista se esfuma al ser ahora garantizada la ganancia por los Estados nacionales.

Carlos Bedoya
Colaborador

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.