La guerra de las divisas

Pocos lo admiten, pero está sucediendo desde el 2008, en efecto, desde que empezó la primera crisis de este siglo, son las economías del sudeste asiático las que procesaron persistentes minidevaluaciones para mantener su nivel competitivo en el comercio global. Sin embargo, este fenómeno no se hizo visible a nivel global hasta que la China y Japón decidieran tener sus monedas depreciadas, en el caso chino para continuar su expansión, mientras que en el caso japonés se trata de romper el estancamiento productivo que duraba más de una década.

| 25 febrero 2013 12:02 AM | Economía | 1.2k Lecturas
La guerra de las divisas 1220

Es evidente que esta opción de devaluar su moneda para ganar o mantener competitividad en el comercio global no es nueva, es más, economistas como Krugman o Roubini plantean lo mismo para el caso griego, a saber, que éstos se separen de la zona euro, retomen su antigua moneda el dracma, recuperen así su soberanía monetaria, todo esto con el fin de poder devaluar para reactivar su economía y pagar sus deudas.

Esta política monetaria proactiva de algunos bancos centrales del hemisferio norte está presente cuando inundan con liquidez el mercado, a través de facilidades o estímulos que no son más que el financiamiento de las deudas que han asumido los bancos en problemas de activos tóxicos o Estados con gran insolvencia, lo cierto es que los bancos centrales están solucionando las pérdidas públicas y aquellas de la banca privada. En consecuencia, la creciente cantidad de las monedas de los países europeos y de los USA están reduciendo su valor en el mercado internacional de divisas.

Ahora bien, veamos cuáles son los efectos en las economías emergentes y en desarrollo, en primer lugar, estos mercados se encuentran invadidos por enormes volúmenes de efectivo que buscan rentabilidad ya sea vía inversión directa o de portafolio e inclusive en la especulación aprovechando los diferenciales de tasas de interés domésticas; esto indudablemente crea una persistente inestabilidad en los mercados financieros.

En segundo lugar, resulta contradictorio que sean justamente los países que más han depreciado su moneda, en especial los USA, quienes ahora claman por evitar la llamada ¨guerra de las divisas¨, que sucede cuando algunos países programan devaluaciones competitivas de su moneda, con el fin de reactivar su economía a través de exportar mercancías más baratas, consecuentemente aquella pretendida guerra monetaria en realidad es una verdadera guerra comercial, por preservar o incrementar mercados.

Por lo tanto, son afectados países como los de la ¨Alianza del Pacífico¨, que se han visto invadidos de divisas baratas (dólares, euros…) por lo que se aprecian sus monedas nacionales, restándole competitividad comercial, además aquellas divisas llegan por períodos cortos para aprovecharse de las altas tasas de interés domésticas. Pero ¿qué se está haciendo para contrarrestar las devaluaciones competitivas?

La respuesta está en adelantar pago de deuda externa, encarecer el crédito en moneda extranjera, permitir que los fondos de pensiones inviertan más en el exterior, adquirir grandes volúmenes de moneda extranjera para luego esterilizarla con operaciones de mercado abierto. Todo esto nos parece bien, pero falta una perspectiva estratégica de utilización de los excedentes en reservas internacionales, que considere la creación de un Fondo de Inversión, que utilice las divisas para importar tecnología, mejorar la infraestructura física y para elevar la calidad del capital humano.



Guillermo Aznarán Castillo
Decano de Colegio de Economistas de Lima


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD