Investigarán a Castagnola por conflicto de intereses

A raíz de la denuncia de LA PRIMERA sobre el doble papel del señor Gianfranco Castagnola como consultor para el sistema de cuotas individuales de pesca y director de una de las empresas beneficiadas, se le abriría una investigación en el Congreso, según trascendidos de buena fuente que llegaron a este diario.

Por Diario La Primera | 01 set 2008 |    
Investigarán a Castagnola por conflicto de intereses
Facsímil de la Universidad del Pacífico. Castagnola es juez y parte del sistema de cuotas individuales.

Más datos

DETALLE

El ministro Rey hizo la siguiente declaración: “…lo ha pagado el sector privado (estudio de Apoyo), por supuesto, pero no me importa saberlo porque yo tengo que fiscalizar a todas las empresas, entonces no puedo estar o no quiero estar condicionado a que como, bueno, ellos financiaron un estudio que pudo ser útil para tomar decisiones, entonces hay que ser más considerados. Yo prefiero no saber”. (Entrevista de Panorama, 27 de julio 2008). ¿Le creemos?

El señor Castagnola superó a la santa trinidad. Como lo demostramos hace unos días es el gerente general de la consultora dizque “independiente” (Apoyo Consultoría) que realizó el estudio para fundamentar los límites máximos de captura de anchoveta por embarcación y el plan de reestructuración laboral para reducir el número de trabajadores. Pero, al mismo tiempo, es director de la empresa pesquera Austral que abiertamente defendía la necesidad de optar por el sistema de cuotas individuales, en los términos que fueron luego planteados en la consultoría y recogidos en lo sustancial por el DL 1084.

Ahí no se queda, sin embargo. Nuevas evidencias estarían a punto de confirmar que las misteriosas empresas que financiaron el estudio de Apoyo, cuyos nombres el ministro no quería que le informen, serían TASA (Grupo Brescia) y Austral, las dos líderes en producción durante el año 2007, y que el gestor a cargo de la obtención del financiamiento (corren apuestas para saber el monto), fue el ubicuo Castagnola. O sea que recurrió a su propia empresa y a su principal competidor, con el que se van a repartir las más suculentas cuotas, para que involucren una consultora de prestigio como aval a sus propuestas.

Y, si faltaba algo, habría que recordar que el ministro Rey dio una garantía de transparencia, afirmando que: “…todos estos números, todos los límites máximos, todas las fórmulas, todos los cálculos y toda la data que se va a usar la va a auditar la Universidad del Pacífico mediante un convenio que ya hemos firmado con ellos…” (entrevista en Panorama, 27 de julio). O sea otra entidad independiente para controlar un sistema lanzado desde el Estado, que se supone debe ser neutral. Pero el máximo directivo y fundador del Grupo Apoyo, Felipe Ortiz de Zevallos, es el rector con licencia de esa Universidad (se fue de embajador a EEUU, por lo del TLC), el señor Alfredo Torres de IPSOS Apoyo (encuestadora) es profesor principal, y el señor Gonzalo Zegarra Mulanovich, editor gerente de Apoyo Publicaciones y director de la revista Semana Económica, es miembro del Consejo Consultivo de la misma universidad.

Pero, lo más importante, el señor Gianfranco Castagnola es uno de los integrantes del Grupo Promotor de la Universidad del Pacífico, aparte de sus otras colocaciones; y la señora María Jesús Hume, con la que comparte el directorio de Austral Group, es también integrante del Consejo Consultivo de esa casa de estudios superiores. El círculo, pues, está cerrado por todos lados: consultor, asesor del ministro, empresario de la gran pesca, gestor de financiamiento y encima auditor. ¿No sabe el señor Rey de este increíble conflicto de intereses?, ¿alguien duda que el ministro mintió ante el Congreso, la opinión pública, y los trabajadores y empresarios de la pesca?

Nuevos datos
Las funciones cumplidas por Castagnola en la Universidad del Pacífico no serían tan inocentes. Fuentes consultadas indican que habría tenido parte en la suscripción del Convenio Interinstitucional entre el Ministerio de la Producción (PRODUCE) y el Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico (CIUP), para facilitar la implementación del Decreto Legislativo Nº 1084, algo similar a su intervención para el contrato con Apoyo Consultoría.

La Universidad, que sin duda tiene un prestigio bien ganado, que no se discute, está incursa en una situación problemática. De ella se espera nada menos que la certeza en la aplicación de las cuotas, la evaluación de la data básica y el trabajo con las fórmulas elaboradas por Apoyo. Pero en su centro de decisión hay demasiados gatos cerca de la despensa. Lo que aumenta la sospecha de que este proceso ha sido digitado para que tenga ganadores preestablecidos.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.