Insuficiencia energética jaquea futuro del país

César Gamboa de la ONG DAR estimó que para el 2020 el país requeriría 10 mil megawatts de consumo de energía, producción que no alcanzaremos por problemas medioambientales y falta de planificación del Estado.

Por Diario La Primera | 13 jul 2012 |    
Insuficiencia energética jaquea futuro del país
Mayoría de proyectos hidroenergéticos miran la amazonía y no tienen licencia social.

Más datos

CRÍTICAS

Gamboa criticó que se piense en satisfacer la demanda energética de grandes empresas dedicadas a las actividades extractivas y no preocuparse por la falta de energía en el sur andino.

Desde el año 2006 el Estado promueve la creación de hidroeléctricas en la Amazonía con el fin de cubrir la demanda de energía de los proyectos extractivos; sin embargo, la falta de planificación y descoordinación al entregar las concesiones que superponían áreas de conservación provocaron la paralización de diversos proyectos, así lo afirmó el director de Políticas de DAR, César Gamboa.

Según lo estima Gamboa, para el 2020 vamos a requerir más de 10 mil megawatts de consumo de energía aproximadamente, pero existen diversos proyectos para la generación de energía que han sido paralizados por los puntos ya expuestos.

El impacto ambiental del proyecto Inambari, ahora postergado, es uno de ellos. Alrededor de 37 mil hectáreas de bosque serían deforestados para construir la represa y hay estudios que indican que 8 mil personas serían desplazadas por el represamiento. ‘’Este tipo de hidroeléctricas se forma a través de la construcción de un muro que contiene al río. Al momento de represar las aguas de un río se inundan, irreversiblemente, los ecosistemas aledaños, miles de hectáreas’’, señaló Gamboa.

Además del proyecto Inambari hay tres más que fueron paralizados. La concesión del proyecto de la central hidroeléctrica Mainique 1 en Urubamba – Cusco, que generaría una potencia estimada en 607 MW, estuvo ubicada en la zona de amortiguamiento del Santuario Nacional Megantoni.

Así también tenemos los proyectos Tambo 40 en Junín que generaría 2000 MW de energía y en el año 2008 se entregó la concesión temporal a la empresa Pakitzapango Energía SAC para la creación de una hidroeléctrica que generaría una potencia estimada de 1379 MW, ambos paralizados.

“Ante el crecimiento y el boom de las inversiones de la industria extractiva en el país hay dos salidas: imponer los proyectos y asumir el costo socioambiental o planificar y racionalizar el grado de crecimiento. Quizá no crezcamos mucho, pero nos va permitir mejorar la gobernabilidad democrática y un grado de crecimiento estable en las próximas décadas”, sentenció César Gamboa, director de Políticas de DAR.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.