García deja saldo fiscal negativo

Ad portas de culminar el segundo gobierno de Alan García es oportuno realizar un análisis a los resultados en materia fiscal que se deja para el próximo gobierno nacionalista. En opinión de la organización no gubernamental Otra Mirada las cifras no son alentadoras.

Por Diario La Primera | 06 jul 2011 |    
García deja saldo fiscal negativo
Administración aprista recibió un superávit fiscal nominal de 2.3% del PBI.
ONG Otra Mirada calcula que a fin de año déficit fiscal estructural será de -2.9% del PBI. Cifras que heredamos no son alentadoras.

Así, según el análisis de dicha ONG, cuando García asumió la presidencia del Perú en el segundo semestre de 2006, el Perú tenía un superávit fiscal nominal del 2.3% del Producto Bruto Interno (PBI) y para el 2011 -de acuerdo al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF- éste ascendería a un magro saldo positivo de 0.2% del PBI. Es decir, un saldo fiscal nulo.

No obstante, las optimistas cifras del MEF para este 2011 difiere respecto a las últimas estimaciones del Banco del Crédito del Perú (BCP) que muestran un saldo fiscal negativo de -0.2% del PBI para 2011. Cualitativo contraste que abre las dudas respecto a lo que realmente dejará García en términos nominales.

El saldo fiscal “oficial” y en torno al cual se rige la totalidad de reglas fiscales en el país es el saldo fiscal nominal. Este saldo fiscal nominal incorpora esencialmente los efectos de la inusitada e histórica alza del precio internacional de los minerales en la recaudación tributaria.

También el estructural
Al revisar el saldo fiscal estructural, el déficit fiscal fue de -1% del PBI en 2006 –es lo que recibió García Pérez- y terminará el presente año con -2.9% del PBI, estimó dicha organización. De conformidad al último Marco Macroeconómico Multianual del MEF, desde el 2007 al 2011 el país experimentó recurrentes y crecientes déficits fiscales estructurales

¿Cuál es la diferencia entre el saldo nominal y saldo estructural fiscal? El saldo fiscal estructural deduce o deja de lado a los efectos del alza del precio internacional de los minerales que si son incorporados en el saldo nominal. Es decir, nos “sincera” la foto fiscal.

“Esta realidad de marcada divergencia entre los resultados fiscales “oficiales”- nominales y los estructurales tiene como telón de fondo al elevado grado de vulnerabilidad fiscal que hoy en día experimenta el país. No es gratuita la correlación entre el Índice de Precios de Exportación -que muestra principalmente el comportamiento del precio internacional de lo minerales -y el saldo fiscal nominal”, consideró.

Añadió que durante estos cinco años poco o nada se ha hecho para aminorar esta fuerte vulnerabilidad a la que se encuentra expuesta nuestra economía. Lo anterior se evidencia al revisar la composición de la recaudación tributaria pues cuando está se incrementó por arriba de 15% del PBI fue entre el 2006 y 2008, impulsados por el “boom” del precio internacional de los minerales.

En opinión de Otra Mirada urge un replanteamiento de las reglas y metas fiscales, pues –consideran- éstas deberían tomar como referencia a las variables estructurales y dejar de lado a las nominales. Este sinceramiento en las cifras operaría como un acicate para aplicar de una buena vez una reforma tributaria en el país y así dejar de vivir de “espejismos fiscales.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.