Crisis frenó inmigración

Un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentado ayer indica que la crisis económica, iniciada el 2008, “puso un freno a la migración laboral”. El estudio indica que la cantidad de inmigrantes que recibieron los 31 países más desarrollados que forman la OCDE cayó un 6% en 2008 respecto al año previo y se situó en 4,4 millones.

Por Diario La Primera | 13 jul 2010 |    
Crisis frenó inmigración
Desde el 2008 flujo de inmigrantes hacia los países ricos disminuyó 6% debido a debacle financiera, indica informe de OCDE.

Más datos

DETALLE

Según el informe existe mucha población desempleada y en los países de la OCDE la prioridad la tienen los trabajadores domésticos, incluidos los inmigrantes que ya están en los países.

La OCDE sostuvo que el descenso de la inmigración parece haber continuado en 2009 y reconoce que la caída pudo haber sido aún más fuerte.

La crisis económica redujo el número trabajadores temporales contratados en países de la OCDE y el movimiento libre de trabajadores dentro de la Unión Europea (UE).

Por ejemplo, en Australia y Canadá las solicitudes de trabajadores inmigrantes temporales por parte de los empleadores cayeron más de un 50% entre mediados de 2008 y el primer trimestre de 2009.

En Estados Unidos el descenso fue similar y en el Reino Unido el registro de trabajadores de países miembros de la UE se redujo un 24% en 2008 y un 32% en 2009. Incluso a los países que les ha ido relativamente bien durante la crisis, como Suiza y Noruega, el descenso del movimiento de inmigración libre (de países de la UE) fue cerca del 40% entre 2008 y 2009.

Esto marca un quiebre respecto a la tendencia de los cinco años anteriores a 2008, cuando según la OCDE el flujo migratorio hacia los países ricos creció a un promedio anual de 11%.

Latinoamericanos afectados

Los extranjeros hombres que trabajaban en países desarrollados para el sector de la construcción, la hostelería y los restaurantes forman el grupo más perjudicado, señala el informe.

Según datos de la OCDE sugieren que quienes emigraron desde América Latina hacia países desarrollados del norte han sentido especialmente el impacto de la caída en la actividad.

Los mexicanos y centroamericanos en EE.UU. sufrieron a fines de 2009 una tasa de desempleo cercana al 12%, lo que representa un aumento importante respecto al 5% que había antes de la crisis.

Los inmigrantes latinoamericanos no mexicanos en EE.UU. también están “bastante afectados” por la situación, con una tasa de desempleo que alcanzó 11% a fines de 2009, el doble que antes de la crisis.

En España, otro destino importante inmigrantes de América Latina antes de la recesión, la tasa de desempleo de los latinoamericanos pasó del 11% a comienzos de 2007 al 26% a fin de 2009,




    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.