Crece el déficit calórico en hogares

Si bien la pobreza monetaria durante el 2011 se redujo en el Perú de 30,8% a 27,8%, según el del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), un reporte de esta misma institución indica que en los hogares rurales con niñas, niños y adolescentes el déficit calórico aumentó en el primer trimestre de 2012 en 7.0 puntos porcentuales, pasando de 40,5% a 47,5%

| 09 junio 2012 12:06 AM | Economía | 2.4k Lecturas
Crece el déficit calórico en hogares
El aumento en los índices de déficit calórico, de 40.5 a 47.5 % en zonas rurales en el primer trimestre contradice el índice de medición de pobreza monetaria.

Más datos

DETALLE

- Según el Informe Técnico “Situación de la Niñez y del Adulto Mayor” de junio, el déficit calórico en el área urbana alcanza el 32,6% de hogares, mientras que en Lima Metropolitana el 22,5%. Es así que el déficit calórico en el área urbana aumentó 0,6 punto porcentual y en Lima Metropolitana disminuyó en 0,8 punto porcentual.

- El déficit calórico se calcula comparando el consumo de calorías adquiridas mediante compra, autoconsumo, pago en especies, transferencia de instituciones públicas y privadas, con los requerimientos calóricos de cada individuo de acuerdo con el sexo y edad, hogar por hogar.
2435

Esta cifra resulta paradójica considerando que-según el INEI- durante el 2011 la incidencia de la pobre-za monetaria se redujo en mayor proporción en el área rural al pasar de 61% (2010) a 56.1% (2011), es decir, 4.9 puntos porcentuales.

Entonces según informe oficial de déficit calórico, en el primer trimestre del presente año, de cada 100 personas que viven en la zona rural 47 no consumen la caloría necesaria para sobrevivir. Es decir, presentan déficit calórico.

Una forma de entender esto es –según Federico Arnillas, presidente de la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza- que la medición de pobreza que realiza el INEI, sólo se enfoca al aspecto monetario, es decir a los ingresos que tengan las personas para cubrir una canasta básica de alimentos.

Y es que según el INEI, una persona deja de ser pobre si sus gastos alimentarios y no alimentarios alcanzan los S/. 272 mensuales, monto que marca la línea de po-

breza. Es decir, si una persona gasta S/. 9 diarios en cubrir una canasta básica no es considerado pobre.

En el caso de pobreza extrema, se considera que una persona escapa de esta condición si sus gastos cubren una canasta básica de S/. 143 mensuales, es decir S/. 4.3 diarios.

En opinión de Arnillas, si bien la medición de pobreza monetaria del INEI es válida, considera que al ser la pobreza multidimensional (es decir no solo monetaria) existen otros métodos para medir la pobreza de manera más integral.

“En la Mesa (de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza) hemos desarrollado un método integrado que involucra tres ejes como déficit calórico, necesidades básicas insatisfechas (acceso a agua, luz eléctrica, desagüe, vivienda adecuada, educación, entre otros) y pobreza monetaria. Esto considerando que la pobreza es multidimensional”, indicó.

Este método integrado de medi-ción de pobreza arrojó que el 2010 (con la forma medición antigua de pobreza que realizaba el INEI) en el Perú el 52% de los hogares a nivel nacional eran vulnerables o tenían algún tipo de riesgo.

“El 52% de hogares eran vulnerables a la pobreza monetaria, necesidades básicas insatisfechas o déficit calórico. Algunos hoga-res eran vulnerables a estas tres variables o, al menos, algunas de estas”, indicó.

MALA ALIMENTACIÓN
Más allá de la manera como el INEI mide la pobreza, Arnillas indicó que la caída en los índices de déficit calórico en los hogares rurales en el primer trimestre de este año también se puede explicar por los malos hábitos de consumo de alimentos de la población.

“La pobreza monetaria mide la cantidad de alimentos que puedes comprar, mientras que el déficit calórico determina que si la cantidad de alimentos que consumes cubren las calorías que necesitan las personas para vivir. Entonces puede pasar que si bien tengas los recursos para cubrir tus necesidades alimentarias, haces un mal uso del dinero en alimentos no nutritivos o en otros gastos no alimentarios”, explicó.

Por ello consideró que se deben mejorar los patrones de consumo en la población, pues indicó que el déficit calórico también se aprecia en personas de altos recursos.

CAMPAÑA DE INFORMACIÓN
Buscando corregir este proble-ma, el ministro de Agricultura, Luis Ginocchio, anunció que su despacho, en conjunto con otros ministerios, trabajará una campaña de información para la mejora de la ingesta alimentaria en el país.

“El desafío es trabajar junto con el Ministerio de Educación y el Ministerio de Cultura para transmitir información sobre la mejora de la ingesta alimentaria, para que de esa manera, los alimentos que nos dio la naturaleza los podamos consumir. Esa será la estrategia dentro del año internacional de la quinua, que se celebrará el próximo año”, anotó.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Loading...