Al final se acuerdan de políticas energéticas

El gobierno saliente no solo está dejando una economía que se viene desacelerando constantemente, con menores ingresos fiscales, pero, a la vez, con mayores compromisos para ser asumidos por la nueva administración.

Por Diario La Primera | 08 jul 2011 |    
Al final se acuerdan de políticas energéticas
En cinco años de gestión, administración aprista no hizo nada para terminar con dependencia del petróleo.
A pocos días de culminar la administración aprista recién se preocupan de energías renovables, pero con cuantiosos compromisos fiscales para el próximo gobierno.

Más datos

DETALLE

La administración aprista en los últimos meses se ha dedicado a dejar mayores compromisos fiscales y menores recursos al nuevo gobierno. Así, deja una deuda con los fonavistas por S/. 6,000 millones, compromisos de aumento salarial a magistrados y profesores universitarios que implicarían S/. 1,000 millones.

No contento con ello, la administración aprista viene condicionando al próximo gobierno nacionalista la matriz energética para los próximos años, lo que además representaría que el presidente electo Ollanta Humala deberá destinar anualmente más de US$ 283 mil millones a ese rubro. Debido a que el compromiso entre las empresas privadas y el Estado es por 20 años, en dicho periodo la administración aprista ha comprometido costos fiscales por más de US$ 5 mil millones.

Este cuantioso costo fiscal comprometido para los próximos 20 años hacen referencia a dos subastas de energías renovables convocadas por el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin), en la que –este gobierno saliente– le da más peso a la biomasa - es un tipo de energía renovable que se obtiene de la quema de residuos como madera, bagazo, entre otros para producir vapor y con ese vapor luego se genera energía.

Diferentes especialistas advierten que de todas las energías renovables la biomasa es la más costosa a largo plazo pues requiere de algunos insumos para generar electricidad. Mientras que con energías como la eólica y solar no hay ningún costo pues no se necesitan insumos, ya que el aire y la energía solar no tienen ningún costo.

En esa línea, consideran que si bien la inversión inicial en la creación de la planta para generar energía a base del aire (eólica) y el sol (solar) es más elevada, al largo plazo en el momento que han instalado la planta ya solo son horas de sol y teniendo en cuenta que Perú tiene una nivel radiación importante, es uno de los países con mayor radiación, es idóneo apostar por este tipo de energía en lugar de la biomasa.

De los más de de US$ 5 mil millones que se están comprometiendo –como subvenciones a las empresas privadas por parte del Estado- para los próximos 20 años, ya se programó US$ 3063 millones 698 mil en la primera subasta de energía renovable realizada en marzo del presente año. Así, el gobierno aprista se comprometió a entregar dicha cantidad de dinero –US$ 153 millones 184 mil anuales- a las empresas ganadoras de las subastas.

Y ahora el Osinergmin realizará una segunda subasta de energías renovables –priorizando la biomasa- el próximo 15 de julio y en la que se compromete el Estado peruano a subvencionar a las empresas ganadoras US$ 130 millones 175 mil anuales y como el compromiso es por 20 años el monto de subvención alcanza US$ 2,063 millones 500 mil.

En este punto, se cuestiona que la saliente administración aprista durante sus casi cinco años de gobierno no realizó nada para acabar con la dependencia del petróleo en el país y ad portas de salir decide apostar por las energías renovables y compromete cuantiosas cantidades de dinero. Lo oportuno sería dejar la decisión al nuevo gobierno.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.