AFPs deben fusionarse a bancos o desaparecer

La Primera entrevistó a Germán Alarco, de la Escuela de Postgrado de la Universidad del Pacífico, quien señaló que la propuesta con relación a las AFPs del MEF y el predictamen de la Comisión del Congreso son insuficientes para resolver los problemas de los pensionistas privados.

| 23 junio 2012 12:06 AM | Economía | 2.2k Lecturas
AFPs deben fusionarse a bancos o desaparecer
Economista Germán Alarco.
MÁS BANCOS PARA OPERAR FONDOS DE INVERSIÓN
2285

¿Qué opina del proyecto del MEF?-
-Tiene cuestiones interesantes como la relativa a la obligación de establecer procesos de concurso para los seguros en las AFPs. Obviamente también es positivo avanzar en la incorporación de los independientes y en la centralización de algunas actividades como la de recaudación, cobranza, procedimientos legales de recuperación, entre otros, para reducir costos. Sin embargo, la propuesta no resuelve los problemas de fondo.

-¿Cuáles son los problemas de fondo?-
-Se siguen otorgando algunas pensiones ridículas. Este es un problema señalado por diversos congresistas como Delgado y Lescano. Es esencial que se establezca un parámetro de pensión mínima que debería ser apoyado por el gobierno. Es inadmisible que cuando las personas estén a punto de retirarse del mercado laboral simplemente se les vaya a devolver el dinero que aportaron en el tiempo y que no les va a servir para vivir dignamente. También prosiguen los problemas con la rentabilidad y los costos para los aportantes del sistema. No se dice nada con relación a las alternativas de inversión de los fondos de inversión.



-¿Qué ocurre con las alternativas de inversión?-
Las AFPs y el BCR insisten en flexibilizar las posibilidades de inversión elevando el porcentaje de inversión en el exterior hasta el 50% y luego el 100%. Eso puede tener alguna lógica microeconómica, pero es una insensatez en términos macroeconómicos. Los fondos de pensiones son ahorro nacional y con esta medida se aportaría a los mercados de valores y de capitales de otros países. Sería claramente una exportación de recursos que son muy necesarios para el país. En este tema coincidimos con el Superintendente de Banca Schydlowsky. También se obvia el fenómeno relativo a la inestabilidad que tienen esos mercados actualmente. Se trataría entonces de generar más opciones de inversión pero al interior del país. Los del BCRP podrán decir que pueden venir recursos desde afuera, pero no nos olvidemos que estos se clasificarían como capitales de corto plazo, con todos los problemas que suelen generar a la larga.

-¿Qué opina de los mecanismos de subasta de cuentas individualizadas para reducir comisiones?-
-Es un avance parcial pero insuficiente. En realidad hay que hacer una reingeniería profunda de las AFPs para incorporar más competencia.

-¿De qué se trataría?-
-Para lograr esto se debe establecer que los fondos de pensiones puedan ser operados por todas las instituciones financieras autorizadas en el país. De esta forma se lograrían mayores economías a escala y menores costos. La intangibilidad de los fondos, recaudación, cartera de inversión y las otras particularidades de operación y supervisión pueden ser superadas, sin problemas, por nuevos sistemas de información. De esta forma, las AFPs podrían ser absorbidas por sus bancos respectivos y competirían contra los otros bancos del país. En EE.UU. cada banco posee una o varias opciones de fondos de pensiones privados y en el país se debería tener la opción de escoger entre los mismos.

-¿Podrían desaparecer AFPs?-
-Sí, al ser absorbidas por sus propios bancos. Por otra parte habría más bancos para operar fondos de inversión. Habría que evaluar qué requerirían las instituciones financieras, incluidas las cajas municipales más grandes, para operar los fondos de pensiones. De esta forma podría producirse una verdadera revolución capitalista que reduzca costos por comisiones. No nos olvidemos que la reducción de las comisiones genera un efecto de ingreso positivo sobre el ahorro y las otras posibilidades de gasto en bienes y servicios de la economía. Cuando caen los costos y precios, se puede ahorrar y gastar más en otros bienes y servicios.

-¿Pero, qué podría ocurrir con la rentabilidad de los fondos?-
-La competencia sería por mayor rentabilidad para los aportantes y menores comisiones. Asimismo, al tratarse de depósitos ilíquidos, debería exigirse que tengan la mayor rentabilidad posible respecto de los equivalentes ofrecidos por cada institución financiera, bajo los diferentes niveles de riesgo que corresponda. De manera complementaria, habría que establecer un rendimiento mínimo para dichos fondos como en el caso colombiano. La disposición actual relativa a un rendimiento mínimo asociado al promedio de los rendimientos de las AFPs existentes no tiene sentido alguno.

-¿Otro tema de la reforma es el traspaso de las comisiones por flujo a otras por saldo?-
-El proyecto de Ley habla de un proceso de transición de siete años. Yo creo que ese cambio debe darse al momento. Creo que el dictamen de la Comisión del Congreso está ignorando el punto. El estándar internacional es el de las comisiones por saldo que se aplicarían sobre los rendimientos de los fondos y no respecto de los ingresos de los trabajadores. Actualmente la comisión es equivalente al 1.2% de los fondos acumulados en las AFPs. Nosotros creemos que esas comisiones podrían bajarse rápidamente.

-¿Qué puede ocurrir con las comisiones a los aportantes?-
-Con información de la SBS para el 2011, manteniendo un retorno sobre el patrimonio antes de utilidades del 25% equivalente al estándar de rendimientos de las empresas cotizadas en la Bolsa de Valores de Lima, las comisiones de las AFPs deberían reducirse al 1.06% del saldo. Si este ajuste se acompaña también de una reducción de los gastos administrativos y de ventas del 20%, las comisiones sobre el saldo deberían caer al 0.9% anual. Se pueden hacer muchos escenarios pero el resultado tiende a lo mismo.

-¿Por último, qué cree que le falta a la propuesta del gobierno?-
-Mayores intenciones para beneficiar a los aportantes del sistema. No hay que olvidar que el objetivo último de la reforma del sistema de pensiones privado es procurar más y mejores pensiones de jubilación, incapacidad y sobrevivencia. Todo lo demás es un medio, no un fin en sí mismo.


Wilder Mayo
Redacción

Loading...


En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD