Vergüenza

¿Y la plata? Los jugadores de Cienciano siguen en el completo abandono y ayer dos de ellos fueron desalojados de los departamentos que ocupaban en el Cusco. El colombiano Tardelis Peña y el peruano Exar Rosales se quedaron en la calle porque Juvenal Silva no pagó el alquiler de los inmuebles.

Por Diario La Primera | 06 ago 2010 |    
Vergüenza
Jugadores de Cienciano fueron desalojados porque directiva no pagó el alquiler. Crisis en club cusqueño cada vez es peor y Juvenal pide apoyo de los hinchas.

“Me han desalojado porque el club no ha pagado el alquiler. Felizmente Walter Noriega (el otro colombiano del equipo) me ha alojado, pero sé que su casa también tiene retraso en los pagos”, señaló Peña.

A su turno, el arquero Rosales comentó: “Gracias a Dios, mi compañero Jesús Chávez se solidarizó conmigo. No le echo la culpa al dueño de la casa, ya son tres meses que me esperó, él también tiene necesidades”. En este caso, la situación se agrava porque el futbolista se encontraba con su esposa e hijo.

Sin embargo, el problema no es sólo por la vivienda. Las deudas en relación a los sueldos también agobian los intereses de los jugadores imperiales. “Esto llegó a un límite, ni yo ni nadie del club merece esto, nosotros nos matamos por el equipo, no se lo deseo a nadie lo que estoy pasando. Por el cariño a los cusqueños decidí respetar mi contrato, pero en estas condiciones lo veo difícil”, afirmó Rosales.

Son casi cuatro meses de sueldo que les deben. Quienes se pusieron la camiseta fueron los propios cusqueños. Por ejemplo, los ex alumnos del Colegio de Ciencias del Cusco organizarán una Teletón con el fin de recaudar fondos.

¿Qué desalojo?
Consultado sobre esta situación, Juvenal Silva dijo desconocer los problemas de alquiler. “No me han comunicado absolutamente nada de algún desalojo. Si vamos a hacer una rifa a nivel nacional es porque contamos con que aquí hay 800 mil cusqueños y tienen que colaborar para nivelar ese presupuesto. Cuando la situación no es buena, uno tiene que buscar seriamente cómo nivelar”, precisó el directivo.

Silva le abrió las puertas al empresario Edwin Oviedo, también dueño de Juan Aurich, para que invierta en el club. “Nosotros no podemos estar rezagados, si viene la posibilidad de una sociedad anónima, a buena hora, además el señor Oviedo es cusqueño”.

Referencia
Vergüenza

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.