Terror en los estadios

Hace menos de un año, en Chimbote se vivió la violencia extrema. Un aficionado de Alianza Lima fue atropellado por un bus interprovincial cuando intentaba escapar de un grupo barrista de Universitario.

| 02 abril 2008 12:04 AM | Deportes | 1.4k Lecturas
Terror en los estadios
(1) La violencia en el fútbol es una de las causas del alejamiento de las familias. (2) Lo golpearon hasta hacerle perder el conocimiento. (3) La imagen de la televisión fue escalofriante.
La violencia y las muertes siguen rondando en los partidos de fútbol.
1472

Justamente las autoridades limeñas trasladaron a provincia el clásico del fútbol peruano, pues consideran que el estadio Monumental donde debería actuar de local Universitario es inseguro para los aficionados.

Fue un hecho que hizo pensar. Pues en provincia la seguridad es menor que lo que se puede lograr en la capital.

ARGENTINA
Pero lo que mostró la televisión argentina no tiene nombre. Barristas del River Plate en el estadio de Vélez Sarsfield se agarraron a golpes. En realidad fue una masacre. Un grupo de hinchas agrupados bajo el nombre de la Banda del Oeste se situó donde comúnmente se ubica otra barra. Los denominados Banda de Gonzalo (antes los borrachos del Tablón) cuando llegaron al estadio encontraron ocupados sus sitios y allí empezó la pelea.

Resulta incomprensible para alguien que habitualmente no va al estadio que hinchas del mismo equipo se trencen a golpes y que puedan llegar a matarse. Pero esto sucede en casi todas las barras organizadas del mundo.

Porque la lucha además del liderazgo es el poder. A los jefes de barra, los clubes les entregan entradas de cortesía. Y es fácil suponer que existe toda una mafia al respecto. Que los jefes deben entregar a sólo unos cuantos las entradas gratuitas y el resto las deben revender.

La Banda del Oeste resultó la victima. Varios de sus hinchas quedaron contusos y muy graves. Al hincha que se ve en la televisión de polo negro que lo agreden a mansalva ingresó al hospital con mucha dificultad para respirar.

Otros muchachos tuvieron fractura en el cráneo porque fueron arrojados por las gradas de cemento. Es muy posible que más de uno quede afectado de por vida. Y hasta la policía informó que un hincha ingresó al hospital con una herida de cuchillo, pero que el mismo paciente se retiró. Posiblemente el “hincha” es un conocido delincuente.

Las autoridades argentinas están consternadas. Porque una cosa es tomar previsiones para separar a las barras rivales y otra cosa es que desde el mismo seno de la barra comience una trifulca.

Pero no es privilegio de Argentina. En este mismo torneo, se vio exactamente lo mismo, es decir el choque de una misma barra con dos cabezas. En tribuna Sur, la barra de Alianza tiene que tener un cordón policía separando a dos agrupaciones. Cuando los efectivos del orden no llegan a tiempo, empieza la pelea.

Pero si sólo nos imaginábamos que ocurría en las tribunas populares, la barra de oriente de Universitario también mostró el mismo salvajismo. Siempre se dijo que esa barra era la más tranquila, pero de la misma forma que en sur, las trompadas se repeartieron por todos sitios hasta que la policía intervino.

¿AMIGOS?
Este fin de semana, también ocurrió la muerte de un aficionado del Parma. Justo antes del encuentro ante Juventus, el equipo que tiene más barristas en toda Italia. Las noticias hablan de una muerte accidental. Que justo cuando un aficionado del Parma bajó de su ómnibus, fue atropellado por otro.

Esto nos hace acordar a lo sucedido en Chimbote. Se habla que las barras de Juventus y Parma son “amigas” y que incluso ambas estaban en buen diálogo antes de la muerte del chico. Pero la verdad es que resulta muy difícil creer que esto haya sido de esa manera. Conociendo la violencia de los tifosis, se puede prever que esto debe tener una justa investigación.

La gran diferencia entre Italia y Argentina fue la suspensión del partido.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD