Ponce: Maestro del toreo

Fue tarde de expectación, corrida de decepción. El sol iluminaba el bicentenario coso de Acho para la presentación de tres grandes figuras del toreo. Enrique Ponce, Julián López “El Juli” y José María Manzanares. El ganado no colaboró para la tarde ideal que la afición esperaba. Los dos primeros fueron cambiados por ganado colombiano, el tercero y cuarto colaboraron, fueron deslucidos el quinto y sexto. Los tendidos han perdido su solera, muchos bocinazos sin respetar lo que se ve en el ruedo. La ignorancia es atrevida y Acho debe recuperar su solera.

| 03 diciembre 2012 12:12 AM | Deportes | 498 Lecturas
Ponce: Maestro del toreo
CUARTA CORRIDA
498

Enrique Ponce: En el primero verónicas artistas, eternas en el tiempo. Brindó al Premio Nobel Mario Vargas Llosa. Faena a media altura a un toro noble y repetidor. Logró buenas tandas de muletazos y mata al segundo intento, una oreja. La faena grande vino con el cuarto “Bodeguero” de 522 kilos. Con la muleta vimos al maestro en toda su grandeza. El buen pitón derecho permitió lucidas tandas de derechazos bordeando el toreo. Acortó distancias y exprimió todo lo que el toro podía ofrecer. Tandas en redondo, naturales, trincherazos, arte puro del valenciano que silenció a los tendidos con su toreo entregado. Nueva oreja y gritos de ¡torero!

El Juli: Su primer toro fue también cambiado. Tuvo peligro sordo en la muleta y el público nunca comprendió la lidia que realizó. Derechazos al toro que embestía con la cabeza en alto. Con la mano izquierda el toro ofrecía mayor peligro. Él estuvo muy por encima y sometió con la muleta baja y en redondo. Silencio para el matador.

El quinto de la tarde se aplomó en la muleta y deslució la tarde que se venía apagando. Nada para el recuerdo.

José María Manzanares: Desde el 2008, el alicantino es primera figura del toreo. Es torero hondo, poderoso, de gran temple. Al primero en turno, lancea la verónica con profundidad: Brinda a la Peña Femenina “Ángel Teruel” y se muestra con ganas. “Irritado” tiene nobleza y es repetidor, pero justo de fuerzas. El matador arranca hondos derechazos al aire del toro. Luego torea por naturales con su arte sin igual. Faena completa que no pudo culminar con la espada. Dos intentos recibiendo y pierde los trofeos. En el sexto poco fue lo que pudo ofrecer por las condiciones del toro.


Alfredo Silva -Santisteban
Colaborador


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD