“No existe el peso dirigencial en el arbitraje”

Gilberto Hidalgo, exárbitro FIFA y actual jefe del departamento de arbitraje de la Comisión de Árbitros del Perú, quiso ser portero profesional y aún no sabe por qué se hizo árbitro, señala que no hubo robo en el partido ante Chile en la Sub 17; que no existe “el peso dirigencial” en el arbitraje internacional y que los réferis juegan su partido aparte para llegar al mundial.

| 13 abril 2013 12:04 AM | Deportes | 1.3k Lecturas
1359

—¿Fue un robo el arbitraje de Ulises Mereles en el Sudamericano Sub 17?
—Nosotros los árbitros sancionamos lo que vemos y muchas veces no vemos toda la película. Allí se vieron tres condiciones para sancionar un penal. La primera, que la falta sea de un rival a otro, que sea dentro del área y que la pelota esté en juego. La televisión vio la falta del peruano pero no del chileno.

—¿Existe algo de arbitraje extraño de lo que menciona Burga en estos certámenes?
—Cuando las cosas son adversas se suelen hacer comentarios mal llevados por el corazón y con el hígado, más que con la razón, porque nosotros también buscamos un lugar en el escalafón internacional. Llegar lo más alto y eso es el mundial. Nosotros jugamos nuestro partido aparte para poder llegar a la Copa del Mundo como árbitros.

Cuando los réferis se equivocan a favor de alguien, ni las gracias nos dan y ni lo esperamos tampoco, pero cuando perjudicamos a alguien, el perjudicado pega el gripo al cielo.

—¿Hay recelo entre los árbitros de ciertas nacionalidades con los países que dirigen?
—Eso forma parte del folclor nacional. Siempre nos han instruido desde que tenemos uso de razón con los conflictos de países y rivalidades entre países, por eso estamos pensando siempre en eso. En el arbitraje no hay religión ni política ni nacionalidad. La familia arbitral no se mete en eso. Siempre hay amistad entre los árbitros de distintas nacionalidades y las selecciones que arbitran.

—¿Cómo actúa Conmebol en el castigo de un árbitro que se equivoca mucho?
—Es como el futbolista. Si está jugando mal simplemente no juega. Un árbitro que está equivocándose mucho simplemente ya no dirige y así es hasta que vuelva a su nivel, por eso te digo que jugamos nuestro partido aparte y tratamos de equivocarnos lo menos posible. Cuando las cosas no salen bien hay que calentar banca. Un profesor argentino nos decía: `árbitro que más ve, es el que más juega´.

—¿Las nuevas tecnologías en el fútbol favorecen al deporte?
—La FIFA lo que quiere es que el fútbol sea humano. Recién a raíz del gol que no le validan a Inglaterra en Sudáfrica pusieron el tema en agenda. Yo fui candidato al mundial de Alemania y viajamos en el 2005. Todos los sudamericanos nos pusimos de acuerdo para tocar el tema de la tecnología. Llegó el doctor Blatter el primer día y dijo la tecnología no va en este mundial. Después llegaron a voltear para ver la tecnología para que solo sea vista las jugadas de gol. Lo demás seguirá siendo humano.

—¿Eso es porque se equivocan mucho?
—Ni ustedes periodistas se toman el tiempo de hacer una estadística. Pero los que menos se equivocan en un partido son los árbitros. Sonará medio vanidoso pero mirando fríamente, el delantero, el defensa, los porteros, todos se equivocan pero solo ven el error del árbitro.

—¿Un mal arbitraje para el réferi es como perder un partido?
—Es no seguir avanzando. Porque cada fin de semana debe ganarse la oportunidad de ser programado para la siguiente semana.

—¿Cuál es el nivel de los árbitros peruanos en el exterior?
—No es de primer nivel pero se está peleando. Primer nivel es Argentina y Brasil, que tampoco hay mucha diferencia. El arbitraje es el resultado del fútbol que se realiza en cada país. Es el reflejo del fútbol que se practica. El arbitraje no puede estar por encima de un fútbol, tiene que estar al nivel. El jugador peruano es mediocre y el arbitraje peruano tampoco puede estar por encima.

—¿Hay argollas en el arbitraje internacional?
—No, antes del 94´, todos los países que clasificaban al mundial, sus árbitros también iban a la Copa del Mundo, pero a partir del 94´, los árbitros que están en el mejor nivel en ese momento son los que tenían un cupo y jugaban su clasificación para arbitrar en la Copa del Mundo, para no depender de una selección. Para que veas el interés de la FIFA al trabajo independiente que deben tener los árbitros.

—¿En el fútbol nacional existe argolla?
—Ustedes (periodistas) paran obsesionados con eso, en los clubes lo mismo, los dirigentes lo mismo. En esta comisión tenemos una visión distinta de todo lo que es el trabajo arbitral. No sé si antes habrá existido.

—¿Se siente el peso dirigencial en los arbitrajes?
—Yo no he vivido eso cuando he arbitrado fuera. Siempre se ha hablado de eso. Pero en el seno arbitral de Conmebol no se habla de eso. El árbitro solo triunfa a base de trabajo. No existe el peso dirigencial en el arbitraje.

—¿Qué te llevó a ser árbitro?
—He estado 22 años en la actividad y nunca supe por qué quise ser árbitro. Simplemente empezó a gustarme y no lo deje de hacer todo este tiempo.

—¿Cómo empezaste con esto?
—En el barrio, para que los niños no se peleen, por una cuestión de orden. Yo era mayorcito y para que la fiesta vaya en paz en los partidos empecé como jugando. Luego no paramos hasta hoy.

—¿Quisiste ser futbolista?
—Sí. Estuve en el Atlético Chalaco. Tuve el atrevimiento de querer ser futbolista profesional. Tuve de entrenador a Diego Agurto, Roberto Challe, al Tano Bártoli. La verdad fue una bonita experiencia. Cuando me encuentro con Challe, me dice: `Caramba Gilberto, tú como arquero has sido el mejor árbitro del Perú… (Risas)´.


Danny Antara Luna
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.18537402153