Los procesos necesitan resultados

En nuestro país mucho se habla de procesos. Esta palabra ha sido repetida una y otra vez cuando se quiere sacar a un técnico de la selección nacional. Pero no se dan cuenta que los procesos deben estar acompañados de resultados. Sin estos, ningún proceso o plan de trabajo puede subsistir.

| 10 marzo 2008 12:03 AM | Deportes | 379 Lecturas
Los procesos necesitan resultados
(1) Ferguson a punto de sacar campeón otra vez al Manchester United. (2) Wenger impuso su estilo.
Ferguson y Wenger, en Arsenal y Manchester United respectivamente, son los símbolos de los procesos.
379

Los resultados no sólo pueden verse reflejados en el marcador. También pueden verse en el equipo. Cuando un equipo muestra mejoría en cada partido o un estilo de juego definido, entonces sí se puede hablar de un trabajo.

También se observa esto en el liderazgo que tenga el director técnico. No es necesario que hable mucho. Su trabajo, como ya lo dijimos, debe estar reflejado en el campo de juego. Dos ejemplos muy claros lo encontramos e Inglaterra.

“Los cambios de entrenador están a la orden del día. Sin embargo, no hay ninguna prueba de que el cambio frecuente de técnico conduzca al éxito. Entrenadores como Fabio Capello, Marcello Lippi, Arsene Wenger y yo somos una prueba de lo contrario: es decir, que la continuidad puede traer el éxito”, argumentaba Alex Ferguson.

Este director técnico escocés de 66 años lleva más de 21 temporadas dirigiendo los destinos del emblemático club inglés Manchester United. Es un ganador.

Ferguson también ha aprendido que en el fútbol no hay sabor más dulce que la certidumbre de que año tras año se moverá por los puestos más privilegiados. Nunca hay garantías, pero la perspectiva de éxito atrae a los más ambiciosos y con ellos se pueden permitir grandes presupuestos.

Pero no es el único. El entrenador francés Arsene Wenger lleva 11 años tripulando a Arsenal. Mientras que en Bremen, el director Klaus Allofs y el entrenador Thomas Schaaf llevan comandando la entidad desde 1999. Siguen los pasos de Otto Rehhagel, que entrenó al Werder durante 14 años.

En estos tres clubes, las ventajas de depositar la confianza en los mismos responsables son más de las que pueden verse a simple vista. Ferguson y Wenger hace mucho que han consolidado firmemente en sus respectivos clubes sus filosofías de juego.

También Schaaf ha logrado hacer del Werder el primer equipo alemán que se menciona cuando se habla de fútbol ofensivo y vistoso. El ahorro de las enormes sumas de dinero que cuestan las compensaciones por rescisión anticipada de los contratos no sólo trae consigo la tranquilidad mediática, sino que además tiene efectos en el terreno deportivo: los clubes mejoran su imagen.

Por su parte, Carlo Ancelotti y Frank Rijkaard, ex futbolistas ilustres, han logrado marcar una era en clubes de fama mundial gracias al respaldo de sus juntas directivas. Mientras que el italiano continúa en Milan, vigente campeón del mundo de la FIFA, desde que tomó el mando a finales del otoño de 2001, el holandés sigue acumulando trofeos con el Barcelona desde el verano de 2003.

Ahora bien, tanto entre los lombardos como entre los catalanes, esa filosofía ya imperaba en la entidad mucho antes de la toma de posesión de ambos técnicos.

En el caso de Ancelotti, cabe preguntarse si no estaremos ante una inminente remodelación de la plantilla, después de la eliminación en la prueba reina europea y en vista del elenco sobrecargado de años de los rossoneri.

En suma, mientras el fútbol esté impregnado de emociones, el instinto intervendrá en gran parte de las decisiones que se tomen, y los cambios espontáneos de entrenador se sucederán. Pero al final la recompensa será cada vez mayor para quienes apuesten por el largo plazo. La constancia merece la pena: no siempre, pero cada vez más.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD