Guárdame el secreto

Ni papelitos, ni recetas. Salomón Libman escuchó los gritos que emanaban desde la banca y pudo sacarse la espina que tenía clavada por no poder atajar un penal en un clásico. El arquero de Alianza Lima fue el salvador de su equipo y confesó que cambió de decisión de arrojarse a la hora del penal.

Por Diario La Primera | 27 set 2010 |    
Guárdame el secreto
Salomón Libman reveló su fórmula para atajarle el penal a Piero Alva.

Más datos

DETALLE

¿Quién tiene superhéroes en el arco? Se preguntan los hinchas de Alianza Lima en Facebook, haciendo escarnio del penal fallado por Alva y ensalzando la figura de Libman. La respuesta seguro no se hará esperar.
Cuando el árbitro pitó la pena máxima, Salomón pensó que Luis Ramírez se pararía frente al balón. Pero cuando vio presto a Piero Alva para disparar, miró hacia el banco de suplentes donde el asistente José Soto y el preparador de arquero Alexis Cortez le hacían todo tipo de señas.

“Justo antes que patee me dijeron que lo espere hasta el final; que si no iba al medio, iba a la derecha. Al ver esas señas atiné a esperarlo un poco. Tenía una espina clavada con los penales y ya me la saqué”, relató Libman luego de la práctica aliancista. Es que no hay tiempo para descanso, pues el miércoles deberán jugar ante Sporting Cristal.

Apache se sinceró
Si algo caracterizó al equipo blanquiazul en el último clásico, fueron los lesionados a última hora. Jorge Leyva sintió molestias en pleno calentamiento, apenas minutos antes de que empiece el partido y Walter Vílchez se descartó horas antes del mismo.

“Fue una confesión sincera de Walter, quien dijo que no iba a poder jugar al cien por ciento por una lesión. Por eso fue que entró Solís y demostró que está apto”, añadió Libman para quien el empate fue el resultado más justo.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.