Gran faena de Perera

Tarde de sol en la tercera de abono.

Tres cuartos de entrada. David Fandilla “El Fandi” (negro y azabache con remaches de oro), Miguel Ángel Perera (verde botella y oro) , Alejandro Talavante (berenjena y oro). Los matadores salieron al tercio para el brindis. Había gran expectativa por este interesante cartel y el ambiente en la plaza presagiaba una tarde triunfal, que no se dio. Seis toros de San Sebastián de las Palmas.

| 26 noviembre 2012 12:11 AM | Deportes | 515 Lecturas
Gran faena de Perera
(a) Muletazo de Perera. (b) Derechazo de “El Fandi”
515

El Fandi: Es torero poderoso y con enormes facultades. El primero “Cleofón” de 488 kilos, bonito de tipo y astifino, tomó suelto el capote y El Fandi ejecutó dos remates finos y luego gallea y lleva al picador, recibe un puyazo corto. Quite por chicuelinas ceñidas en los medios sonaron los primeros olés. Gran tercio de banderillas. Brindó al público y el toro era noble y repetidor, pero escaso de fuerza. Tandas de derechazos ligados pero sin redondear. Estocada entera, desprendida. Saludo desde el tercio. El cuarto de la tarde no fue para el recuerdo, gazapón y mirón, nunca se entregó, con embestida incierta. Se cuela y con resabios, abrevió con estocada entera en buen sitio.

Perera: Bordó el toreo en el quinto toro en faena llena de arte, estética y valor. En su primero “Clarinero” de 511 kilos, gran quite por chicuelinas, tafalleras y gaoneras estéticas, en los medios, gran ovación. Con la muleta, estatuarios y derechazos templados, artísticos, cambiando de mano para ligar las tandas. Encima un poco al toro que era pronto. Mata de media estocada y da la vuelta al ruedo.

La gran faena vino con el quinto de la tarde, “Estampero” de 500 kilos, un gran toro, noble y repetidor, una perita en dulce. Con el capote lanceó a la verónica con su toreo poderoso y artístico. Con la muleta el toro galopa desde lejos y hay varios cambiados por la espalda. Esculpe una faena con derechazos y cambios de mano con hondura, lentitud, arte torero que la gente ovaciona. Se enrosca con el toro y le saca la esencia de su bravura, se arrima y es cogido. Se pasa un poco de faena y a la hora de la verdad no culmina, dejando una estocada lagartijera y luego varios descabellos. Era faena de dos orejas que no pudo coronar por la espada. Palmas en el arrastre y el matador da una vuelta al ruedo con gritos de ¡torero! Se escuchan unos pitos del Tendido 10 de Sol muy impertinentes.

Talavante: Tuvo un mal encierro y le tocó el peor lote de la tarde. Su primer toro fue un mansurrón que buscó tablas y no tenía un pase. Al sexto que cerró la tarde, un toro con enorme peligro que embestía sin humillar.


Alfredo Silva- Santisteban D.
Colaborador


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD