En pie de lucha

La edición 2012 de Caminos del Inca aún no termina. Y es que a pesar de haberse corrido la última etapa, los resultados podrían cambiar de un momento a otro debido a que el andahuaylino Ronmel Palomino está dispuesto a todo con tal de que se desconozca a Nicolás Fuchs como ganador de este rally.

Por Diario La Primera | 10 octubre 2012 |  580 
En pie de lucha
Ronmel Palomino acusa al Automóvil Club del Perú por no descalificar a Nicolás Fuchs. Irá hasta instancias superiores
580  

El piloto del Team Wari ha acusado de “racismo” a las autoridades del Automóvil Club del Perú (ACP) porque no quisieron atender su reclamo y además, según él, en dicha entidad “no quieren sancionarlo (a Fuchs) con mayor dureza por intereses publicitarios”.

Pero ¿Qué pasó en aquella foto donde se ve a Fuchs y a Palomino abrazados, haciendo las paces luego de un incidente que según cuenta el demandante llegó hasta la agresión?

Palomino explica que luego de haber escuchado las disculpas públicas de Nicolás, las aceptó y decidió olvidar el incidente, dejando la sanción en manos del ACP. Sin embargo, nunca pensó que dicha autoridad sancionaría al piloto limeño con solo 15 minutos.

“Esperábamos una sanción más drástica. Nos enteramos recién en Lima porque la notificación de la sanción nos llegó al finalizar la carrera. Reclamamos una sanción ejemplar, que sea precedente para futuras competencias automovilísticas. El ACP debió expulsar a Nicolás Fuchs, tal y como manda el reglamento de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA)”, dijo Ronmel.

Precisamente es esta instancia internacional a la que está dispuesto a llegar Palomino si es que sus reclamos no son escuchados. Él tuvo que abandonar la carrera en la última etapa debido a problemas mecánicos y exige que sea declarado como ganador de Caminos del Inca, el piloto Jorge Martínez.

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119379 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario