El zapato de Dios

¿Aló, Markarián? Parecía decir Neyra luego de anotar el soberano gol ante Juan Aurich. El creativo de Alianza Lima se sacó el botín derecho, se lo llevó a la oreja y simuló hablar con alguien. En sus pies estuvo el secreto para que los blanquiazules superen al “Ciclón” en el estadio “Alejandro Villanueva”.

Por Diario La Primera | 02 ago 2010 |    
El zapato de Dios
Donny Neyra acabó con la angustia de Alianza Lima y se mandó con un golazo para que los íntimos derroten 1-0 a Juan Aurich.

En la tribuna estuvo el técnico de la selección peruana, viendo a algunos de los hombres que convocó en su primera lista. Reimond Manco no jugó desde el arranque en Aurich, situación similar a como cuando el “Ciclón” vino a Lima para jugar por la Copa.

Al principio pareció que la ausencia del joven atacante no mermaría el rendimiento del equipo chiclayano. Pedro Ascoy y William Chiroque brillaron en los primeros minutos. Incluso el primero, por la izquierda, pasó cuantas veces quiso a Prado; llegando al punto de dejarlo en ridículo en un jugada, pues el aliancista se estrelló contra un panel.

Aquellas jugadas por las bandas fueron bien acompañadas por la concentración de Cevasco y Espejo, quienes recuperaban el balón rápidamente. Todos los rechazos de la zaga aliancista fueron recogidos por jugadores chiclayanos, por eso las mayores opciones de gol en el primer tiempo estuvieron en el arco de Libman.

Ascoy era el mejor del ataque visitante y le anularon un gol por clara posición adelantada. Tejada aguantaba la marca de los zagueros para esperar el arribo de Ciciliano. Sin embargo, con el paso de los minutos, el panorama se fue despejando a favor de Alianza Lima.

Esto obligó al ingreso de Manco para el segundo tiempo. Pero más que el cambio en Aurich, lo que marcó la diferencia en el partido fue el café cargado de Gustavo Costas a los jugadores de Alianza Lima.

El técnico íntimo no hizo cambios, pero sus jugadores sí modificaron la actitud. Despertaron, y en una de las primeras jugadas, Quinteros dejó solo en el área a Velásquez y el remate de este fue bloqueado por el arquero Morales.

La mayor ventaja para Alianza llegó con la lesión de Cevasco. El chiclayano dejó el campo y la presencia de Mendoza no ofreció la misma marca del lesionado. Entonces Aurich perdía balones en mediocampo, lo cual ayudó al crecimiento de Joel Sánchez y Paolo Hurtado en el partido. Fue en esos minutos que llegó el golazo de Neyra.

Su remate desde fuera del área combinó perfectamente con la estirada de Morales; la foto perfecta. Los minutos restantes fueron de trámite. Los cambios en Alianza ayudaron a manejar el balón ante la falta de marca en Juan Aurich.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.