El Rocky de los cerros

En el coliseo del colegio La Salle en Breña se llevó a cabo una velada de boxeo, en la cual participaron “Chiquito” Rosell, la “Pantera” Zegarra y Tony Fernández. Pero en camerinos había un muchacho de El Agustino que hacia su debut como boxeador profesional, Ricardo Astuvilca es su nombre y LA PRIMERA te cuenta su historia.

| 01 noviembre 2011 12:11 AM | Deportes | 3.8k Lecturas
El Rocky de los cerros
Juntos con sus trofeos y medallas, Ricardo ganó el torneo Guantes de Oro.
RICARDO ASTUVILCA DEBUTÓ PROFESIONALMENTE EN EL BOXEO

Más datos

DATO

Hizo una pelea de práctica con Jonatan Maicelo a quien admira mucho.
3873

A 11:00 horas, el calor azotaba las calles limeñas, el Señor de los Milagros se preparaba para su último recorrido y en la cuadra 13 de la avenida Riva Agüero nos esperaba Ricardo Astuvilca.

Ricardo vive con su papá y su madrasta. Nos comentó que la relación con su padre nunca fue buena, jamás lo apoyó en el boxeo. Es más, momentos antes de encontrarlo tuvo una pequeña discusión y le dijo que se vaya de la casa.

Su madre siempre lo apoyó moralmente ya que no cuenta con los recursos económicos. De pronto se dibuja una sonrisa en su rostro recordando cuando era niño y ayudaba a su mamá que tenía su pequeño puesto donde vendía jugos. Él trabaja actualmente en la municipalidad de El Agustino en el área de Deporte y Desarrollo. Está muy agradecido con el alcalde de El Agustino Víctor Salcedo Ríos por el apoyo brindado tanto a él y al deporte en ese distrito.

Ricardo siempre fue un fanático de los deportes, participó en maratones, hizo karate y juega fútbol para un equipo de Surco. En el colegio jamás se dejó pegar, se hacía respetar a pesar de su 1.56 metros de estatura.

Primeros Golpes
A los 18 años comenzó a boxear y un amigo lo llevó con el profesor José Anyaipoma Araujo. Con él empezó a entrenar en un cuarto de adobe que está ubicado en el cerro San Pedro en El Agustino. LA PRIMERA llegó al lugar donde Ricardo dio sus primeros golpes. Caminamos la mitad del cerro y en una entrada angosta estaba ubicado el cuarto de adobe. Solo contaban con un saco viejo. Pero lo más importante que tenía era el corazón para luchar contra la adversidad. Ahí el profesor Anyaipoma le enseñaba a él y otros chicos. Sobre todo lo aconsejaba que sea luchador y no se rindiera. Siempre le decía: “No necesitamos tener grandezas para llegar a ser campeones, lo que importa es el esfuerzo, el corazón y el empuje que le des”.

Nos cuenta que hay un lugar donde suele correr, se llama la “vía expresa de los cerros”. Una mototaxi nos conduce hasta la punta de un cerro donde se puede divisar casi todo Lima. Ricardo hace todo el recorrido de la moto corriendo.

En la “vía expresa de los cerros” y el cuarto de adobe con un solo saco para boxear se entrenó dos años. Es así que a los 20 años compite en el torneo Guantes de Oro y gana. Él se pone un poco melancólico cuando se acuerda que su mamá lloraba de felicidad cuando salió campeón. De premio le dieron una refrigeradora la cual se la regaló a su madre que no contaba con una. El mismo año compite por el título nacional de peso pluma, quedando subcampeón. Ahora como boxeador profesional entrena con “Chiquito” Rosell, David Zegarra y Tony Fernández. Su objetivo es ser campeón mundial y sacar adelante a su mamá.


Ernesto Vásquez
Redacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD