El legado de Dinho

Todos recuerdan aquella jugada que estremeció el estadio Santiago Bernabéu. Ronaldinho tomó el balón, descontó a Ramos, a Helguera y venció a Casillas. Los espectadores se pararon y aplaudieron el lujo como si lo hubiera hecho Rául o el mismo Robinho. Sin embargo, lo hizo la estrella del Barcelona.

Por Diario La Primera | 20 jul 2008 |    
El legado de Dinho
Ronaldinho se fue a Milán, dejando en España un pasado con mucho fútbol, aunque con un final tormentoso

Ese equipo culé jugaba de manera espectacular. Deco, Eto’o, Xavi bailaban al ritmo de Dinho. Él era el director de la orquesta, eximido de cualquier labor defensiva. Lo suyo era derribar muros y abrir espacios. Cuando tenía el balón, nadie se lo quitaba. Los trofeos y los premios cayeron por su propio peso.

De pronto, las luces se apagaron y todo se volvió oscuridad. Aquella estrella creció, pero no en luminosidad; sino en volumen. Los kilos de más aparecieron, al igual que las jugadas de lujo y los desbordes con magia.

Es cierto, los desbordes se convirtieron en desbandes. Ya no ocurrían en el campo de juego, sino en las discotecas y algunos bares del mundo. Ronaldinho se apagó a tal punto que Rijkaard terminó por sacarlo del equipo.

Ahora comienza una nueva etapa. En Milán quiere volver a ser feliz. Se encontrará con viejos compañeros, uno de ellos Kaká. Los mimos ya comenzaron en el equipo italiano. El primero fue el permiso para participar de los Juegos Olímpicos con la selección brasileña. Algo que en Barcelona no iba a conseguir.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.