El Guerrero de Di­os

Se siente en otro mundo. Un idioma distinto, comida que nunca antes había probado y la avanzada tecnología lo sorprenden cada día más. Aún así, el luchador Sixto Barrera se prepara intensamente para su debut en los Juegos Olímpicos. La emoción por llevar nuestra bandera va dando paso a la concentración en cada entrenamiento.

Por Diario La Primera | 10 ago 2008 |    
El Guerrero de Di­os
(1) Consiguió medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Río. (2) Su meta es quedar entre los tres primeros.
Sixto Barrera nos cuenta cómo es la vida en Beijing y la forma en que se prepara para su debut en los Juegos Olímpicos

¿Cómo se siente con su primera experiencia en China?
Muy bien. Me sorprendió mucho la inauguración, fue lo más lindo que he visto. Los estadios aquí son muy bonitos, hermosos. Ahora estamos concentrados en una villa olímpica.

Imagino que extrañarán la comida peruana.
Claro, por acá no hay. Hasta ahora he comido lo tradicional, nada raro. Siempre pido tallarines. Además tengo que bajar de peso. Mi debut es el 13 y bajar tres kilos. Si no lo hago, no podré participar y eso sí sería algo tonto.

¿Ya sabe contra quién se enfrentará en el debut?
Aún no. Sólo un día antes de la competencia me enteraré. Pero sí he visto a algunos rivales contra los cuales ya me había enfrentado antes. Todo queda en saludo, he visto muy tensa a la gente.

¿También los peruanos?
En líneas generales, mis compañeros están tranquilos. Todos están preparados para su debut.

¿Qué hace en sus ratos libres? Claro, aparte de entrar al chat.
Sólo converso con mis compañeros porque no hay mucho. A veces voy a los videojuegos con Peter López, Carlos Zegarra y Louis Tristán. Ellos son con quienes más paro.

¿Y qué juegos prefieren? No me diga que Winnig Eleven (fútbol)
Casi nada. Más jugamos básquet, juegos de guerra, autos, motos, lo que encontremos. Hay mucha variedad aquÑ

¿Quién es el capo en esa materia?
Ahí está equilibrado, todos conocen de cada juego. Yo domino más el de guerra, por las puras no soy el guerrero de Dios, pero por lo sano (risas). Hay que matar a los enemigos malvados, pero sólo en el juego.

¿Cómo hacen para pedir el juego?
Simplemente nos metemos, vemos una máquina libre y comenzamos a jugar. El idioma es complicado. Si queremos pedir algo lo hacemos mediante señas, hasta la comida. Indicamos con la mano y nos sirven.

¿Qué le ha dicho su familia luego de verlo por televisión?
Lamentablemente aún no me he comunicado con ellos. No tengo forma de hacerlo. Ni siquiera esperar que vengan porque con las justas viajamos a provincia (risas). Pero ya los veré cuando regrese y recibiré sus abrazos.

La hora apremiaba y Sixto debía ir a entrenar. Antes de hacerlo nos dejó un mensaje. “Quiero decirle a mi familia que los amo mucho. También a todo el pueblo peruano porque nos han demostrado mucho cariño. Lo que logre será para todos ellos, pues quiero que ustedes sonrían más que yo”.

Erick Garay Alberto
Vía Internet


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.