El chico de la Selva

“Vamos hijo, tú puedes. Sigue nadando”, repetía una y otra vez la señora Yolanda. Parada a un lado del muelle, abría y cerraba las manos, como guiando a su hijo hacia la meta. 45 minutos y 42 segundos fue el tiempo en que estuvo al borde del llanto y ya no lo pudo contener cuando vio a Erick salir del mar con el segundo mejor tiempo de la prueba.

| 11 noviembre 2012 12:11 AM | Deportes | 1.1k Lecturas
El chico de la Selva
Erick Vásquez dejó parte de su vida en Loreto y hoy es medallista bolivariano

Más datos

Era el suplente

Erick recordará esta medalla por lo que vivió momentos antes de sumergirse en el mar. Primero porque no estaba considerado en la lista de nadadores titulares y entró porque Jesús Monge, otro nadador nacional, desistió de participar.

Y también porque una vez confirmada su presencia, estaba preocupado por no tener el traje adecuado para nadar. Igual iba a competir, pero al ver que un amigo venezolano no quería usar el suyo, se lo pidió prestado. El criollo aceptó y Erick supo sacarle provecho.

Alumno de la escuela de Jhonny Bello, a quien está muy agradecido al igual que a Tater Ledgard “por el apoyo y formación como persona y como deportista”, este muchacho, especialista en nado estilo espalda, cursa el cuarto año de secundaria y ya piensa en clasificar a los Juegos Bolivarianos del próximo año. Con esfuerzo, más sacrificio y apoyo, estamos seguros que lo logrará.
1187

Por eso Erick Vásquez Vega le dedicó a ella la medalla de plata que ganó en la natación con aletas en los Juegos Bolivarianos de Playa. “Es para mi madre este logro, el más importante de mi carrera. Prometo que vendrán muchos más”, le dice a LA PRIMERA el adolescente de 16 años, que en 2010 dejó su natal Loreto para vivir y entrenar en Lima.

—¿Cómo se dio tu llamado a la selección?
-En el año 2010 había venido a Lima a nadar en diferentes campeonatos y ese mismo año salió una preselección para el Campeonato Sudamericano Juvenil de 2011, pero yo ya estaba en Iquitos. Me enteré porque mi papá miró la página de la Federación y vio mi nombre.

—¿Fue fácil tomar la decisión de venir?
-Fue complicado porque allá tenemos todo, amigos y familia. Por eso nos reunimos y dijimos que lo mejor era venir, proyectándonos en hacerlo todos, pero por ahora estoy con mi hermana y con mi mamá.

—¿Qué extrañas de Loreto?
—La comida y también el calor, sobre todo porque aquí en invierno entreno en las madrugadas y hace mucho frío (risas). La vida en Lima es muy diferente, allá todo está cerca, agarras tu moto y llegas a cualquier lado. Aquí tienes que salir una hora antes. Yo entreno de 5 a 7 de la mañana y luego voy al colegio de 8 a 3:30. Luego vuelvo a entrenar de 4 a 8. Casi no paro en mi casa, pero es una vida que me encanta.


Erick Garay Alberto
Texto y foto


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD