Confundidos

La paciencia que tuvo Alianza Lima cuando el marcador estaba 0-0, no la tuvo cuando fue ganando por dos goles de diferencia. Suena ilógico, pero así fue. El error se produjo desde el banco, pues José Soto se dejó llevar por la propuesta de Víctor Rivera y al final el equipo íntimo terminó cediendo una victoria en casa.

Por Diario La Primera | 23 set 2012 |    
Confundidos
Alianza Lima se encontró con dos goles, pero no pudo evitar el empate (2-2) de Universidad César Vallejo.

El duelo en Matute empezó de manera vertiginosa, ambos equipos propusieron juego rápido por las bandas y fue grato ver a los jugadores encarando e intentando llevarse a los rivales en el duelo uno contra uno. Reyna en Alianza y Sotil en Vallejo fueron los principales exponentes de esa materia.

Cualquiera pudo haberse puesto en ventaja, pero los íntimos aprovecharon cuatro minutos fatales de los poetas. Primero con un tiro libre en el que Reyna cede el balón a Albarracín y éste con potente remate vence a Hermoza a los 31 minutos. A los 34’, Reyna fue trabado dentro del área y el uruguayo Walter Ibáñez canjeó la falta por gol.



Hasta ese momento ambas escuadras habían tenido ocasiones de gol, pero los arqueros y las propias fallas de sus delanteros habían truncado la posibilidad de celebrar. Otra característica de la primera mitad fue la gran cantidad de faltas.

Alianza Lima empezó el segundo tiempo estando arriba en el marcador y su error fue seguir jugando como en el principio. No priorizó el manejo de la pelota y por el contrario, se la cedió enteramente a los poetas. La otra falla fue no marcar en el mediocampo y cuando un equipo juega de contraataque y le cede al rival, quitar el balón se vuelve en obligación.



Alianza no tuvo esa característica y dejó que Universidad César Vallejo se fuese encima. Reyna abusaba de las jugadas individuales y para ese momento los poetas ya habían aprendido a no quedar descompensados en la última línea.

De la Haza por derecha y Sotil por izquierda se convirtieron en los jugadores más peligrosos y fue gracias a un centro del primero, que “Malingas” Jiménez acortó distancias a los 66’. Ocho minutos después Ibáñez recibió tarjeta roja por una dura entrada sobre Sotil, quien poco a poco se convertía en uno de los mejores del campo.

Fue él quien centró para la aparición sorpresiva de De la Haza, que puso cifras definitivas en un equipo aliancista que estaba confundido en la cancha, que se dejó llevar por el ímpetu y por el error de su técnico de no saber utilizar a los jugadores para manejar el resultado.

Referencia
Confundidos

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.