Colmillo blanco

Luego de mucho tiempo, Real Madrid ha vuelto a ganarle con claridad y contundencia a Barcelona. Lo que tanto buscó José Mourinho desde que llegó al banquillo blanco, por fin lo pudo conseguir en la semifinal de la presente Copa del Rey. El marcador en el propio Camp Nou puede, tranquilamente, catalogarse como una humillación para los catalanes.

| 28 febrero 2013 12:02 AM | Deportes | 1.3k Lecturas
Colmillo blanco
Determinante Cristiano Ronaldo, anota dos goles y lleva a Real Madrid a ganarle 3-1 a Barcelona y clasificarse a la final de la Copa del Rey.
1325

REMEZÓN Y CRISTIANO

Lo ocurrido en las jugadas de los primeros minutos no hacía presagiar una victoria tan amplia del Madrid. Es que las primeras acciones de peligro correspondieron a Barcelona, la segunda más clara que la primera gracias a un disparo de Messi que se coló entre las piernas de Ramos y pasó cerca del arco de Diego López.

Más allá de la mayor osadía catalana, era claro que la estrategia de los de traje blanco era achicar los espacios al mínimo posible, rodear a Lionel Messi y no dejar que Fábregas, Xavi e Iniesta hilvanen jugadas que luego pongan en apuros su portería.

La idea de ataque madridista fue ejemplificada con su primer gol. Pase larguísimo para Cristiano Ronaldo, quien, con la calidad de aquellos jugadores que pueden resolver jugadas por sí solos, encaró a Piqué y lo obligó a que le cometa falta dentro del área.

El mismo portugués anotó el gol desde los doce pasos a los 12 minutos: el primero de su cuenta personal en el partido y en general, su sexta celebración consecutiva en el campo catalán. Con la mínima, pero importante ventaja, se fueron al descanso.



PUYOL A LO HIERRO
El reinicio no tuvo a un mejor Barcelona. Por el contrario, se le vio más aturdido y atosigado con el sistema defensivo rival. El fastidio influyó en la precisión y aquella seguidilla de pases que en algún tiempo encandilaron al mundo, jamás apareció. Era un Barcelona desconocido.

Y si a alguien no le había quedado claro cuál era la estrategia de ataque ideada por José Mourinho, en el segundo gol se volvió a ejemplificar.

Otro pase largo, pero esta vez para Di María. El argentino ganó la posesión del balón por velocidad y al frente se encontró con Carles Puyol. Sin miedo y con habilidad lo encaró, lo llevó y lo regresó, lo humilló, lo dejó regado en el piso y remató.

Pinto desvió el balón y éste quedó a merced de Cristiano, testigo de lujo de la obra maravillosa de Ángel Di María, y anotó el segundo gol del partido a los 57’.

El atrevimiento del gaucho sobre Puyol hizo recordar al que tuvo Del Piero en aquel Juventus – Real Madrid por la semifinal de la Champions League 2002/2003. En Turín, “Pinturicchio” humilló de forma similar al capitán blanco, Fernando Hierro, marcando el inicio del retiro del veterano zaguero. Poco después el defensor anunció tal decisión.

Ahora Di María ha hecho lo mismo con Carles Puyol. El contexto ha sido similar, una jugada que termina en gol y en una posterior eliminación de un torneo. Un dato más: en aquella Champions, Hierro tenía 35 años; hoy Puyol tiene 34.



PEPE PARA PROVOCAR
Minutos después, a los 68’, el francés Varane confirmó que Mourinho no se ha equivocado eligiéndolo como nuevo baluarte de la zaga madridista. Sereno en área propia durante toda la eliminatoria, volvió a ser determinante en la ajena.

En una jugada de tiro de esquina, el galo se elevó más que todos luego de zafarse de la marca de Piqué y anotó el tercer gol de Real Madrid. Fiesta blanca en casa azulgrana. Por eso que con tremenda ventaja Mourinho hizo entrar a Pepe para, además de reforzar la marca, exasperar aún más los ánimos catalanes. Y casi lo consigue.

Es que el jugador portugués, con su desenfado y provocación, generó que los azulgranas se le fueran encima y casi lo agredan. La cosa no llegó a mayores y Barcelona salvó el honor con un gol de Jordi Alba a los 89’. Real Madrid espera ahora por su rival en la final, el cual saldrá hoy del partido entre Sevilla y Atlético de Madrid.

El fin de semana habrá un nuevo clásico español, esta vez por la Liga, pero sin mayor importancia porque Barcelona tiene mucha ventaja y porque el martes los capitalinos juegan algo más importante: su clasificación en la Champions League frente a Manchester United en Inglaterra. Sir Alex Ferguson, técnico de los ingleses, estuvo en el Camp Nou viendo el partido.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...
1.18616199493