Clubes ahora tendrán que contratar seguridad privada para apoyar a PNP

El Pleno del Congreso aprobó hoy un proyecto de ley que obliga a los clubes deportivos del país a contratar seguridad privada para complementar la custodia que brinda la Policía Nacional en los espectáculos que se realizan en los estadios.

Por La Primera Digital | 07 noviembre 2014 |  2.1k 
Clubes ahora tendrán que contratar seguridad privada para apoyar a PNP
Clubes ahora tendrán que contratar seguridad privada para apoyar a PNP
Pleno del Congreso aprobó ley que así lo dispone
2182  

La ley, presentada por iniciativa de la congresista Lourdes Alcorta, modifica el artículo 7 de la Ley 30037, la cual sanciona la violencia en los espectáculos deportivos.

La congresista explicó que el objetivo es que la Policía Nacional no dedique todos sus efectivos a brindar seguridad a un espectáculo deportivo, descuidando la seguridad de la población.

A su juicio, es inaceptable que, por ejemplo, cada clásico de fútbol entre Universitario de Deportes y Alianza Lima, exija la presencia de 6,000 policías para controlar la seguridad en el estadio, cuando esa fuerza bien podría abocarse a la seguridad en otras zonas de la ciudad.

Pero además, la legisladora indicó que en el caso de los partidos de fútbol, la Policía debe vigilar que las barras que acompañan estos espectáculo no generen violencia y desorden en los alrededores de los estadios, afectando la seguridad de los vecinos.

El sustento del proyecto estuvo a cargo del congresista Hugo Carrillo, presidente de la Comisión de Defensa Nacional, quien refirió que se trata de un proyecto importante, que ayudará a la Policía a planificar mejor su personal, para el bien de la seguridad ciudadana.

La norma fue aprobada por unanimidad y quedó lista para ser promulgada por el Ejecutivo, al haber sido exonerada de la segunda votación.


    La Primera Digital

    La Primera Digital

    Escribimos para mejorar el mundo.
    La Primera Digital comparte 4616 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario