Clásico blanquiazul, calamidad crema

El domingo pasado se jugó el Clásico de fútbol peruano. El triunfo fue para los íntimos de La Victoria por dos a cero. La fiesta se pintó de azul y blanco mientras que para el cuadro de Ate la crisis ha comenzado.

| 18 febrero 2017 02:02 PM | Deportes | 2.3k Lecturas
Clásico blanquiazul, calamidad crema
Clásico blanquiazul, calamidad crema
Por: Alan Cachay
2366

Mucha emoción, poco juego

Los primeros quince minutos del cotejo fueron de claro dominio para el elenco aliancista. Los dirigidos por el uruguayo Pablo Bengoechea aplicaron un juego de amplitud y cubrieron todo el ancho del terreno de juego. Y fue por esta vía que llegó la primera ocasión clara de gol en los botines de Germán Pacheco y que Carlos Cáceda conjuró con una impresionante atajada.

En los quince minutos siguientes el protagonismo del juego lo tomó Universitario de Deportes y, en este periodo luego de un tiro de esquina rechazado por la zaga blanquiazul, llegó la jugada de gol más clara para la U cuando Adán Balbín remató de larga distancia y Leao Butrón escupió un rebote que fue recogido por Luis Tejada quien pasó el balón a Hernán Rengifo, quien con la valla desguarnecida y únicamente con Miguel Araujo frente a él, marró la oportunidad y estrelló la pelota en el cuerpo del central grone que, reaccionando rápidamente, echó el balón fuera del campo.

La Primera

El último tercio de la primera etapa fue de dominio alternado y ambos rivales se repartieron el control de la mitad de la cancha con poca inventiva para llegar a la portería de su oponente.

Punto de quiebre

En los segundos cuarenta y cinco, el trámite fue similar hasta el minuto veinte: John Galliquio cometió una falta sobre Lionard Pajoy en las inmediaciones del área crema y el argentino Germán Pacheco la transformó en un golazo con una ejecución fortísima al segundo palo del arco merengue que el golero Carlos Cáceda, esta vez, no pudo contener. Matute explotó de júbilo.

No hubo reacción de parte de Universitario de Deportes, se dejaron avasallar por el juego de Alianza Lima y luego de un inofensivo lateral a los treinta y cinco, el uruguayo Luis Aguiar, después de una larga conducción del balón, remató potentemente y venció la valla de los de Ate una vez más. El Alejandro Villanueva estalló de alegría nuevamente y la fiesta estaba completa.

La Primera

El resto del encuentro fue de pura hostilidad de parte de los cremas y de buen juego hilvanado de lado de los blanquiazules. Juan Manuel Vargas eludió la expulsión pero su compañero en la volante, el venezolano Arquímedes Figuera, recibió la tarjeta roja por golpear alevosamente al atacante íntimo, Alejandro Hohberg.

La Victoria se fortalece, Ate se desmorona

Luego del triunfo aliancista, los presentes de los compadres se muestran muy antagónicos: en La Victoria se respira un clima de calma luego de haber debutado en el Torneo de Verano ganando en partido contra un rival directo en su grupo; mientras que en Ate se vive un clima de tensión y ansiedad pues la derrota podría hacer rodar la cabeza de su director técnico, Roberto Chale, y ha hecho que la crisis que se inició tras la vergonzosa eliminación de cuadro crema en la Copa Libertadores frente al Deportivo Capiatá se agudice al punto de ya hablarse de la rescisión de los contratos de algunos jugadores que llegaron como refuerzos para el torneo continental.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Alan Cachay
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital