Choque vibrante

Todo estaba para la fiesta. Alianza derrotaba 2-0 a Cristal y la producción de los íntimos era la mejor de todo el torneo. Le estaba dando casi un baile a los celestes. Parecía que en la segunda parte, la goleada se consumaría, pero los cambios de Juan Carlos Oblitas, más los nervios de la defensa blanquiazul, permitieron lo que era casi imposible: el empate a dos.

Por Diario La Primera | 14 abr 2008 |    
Choque vibrante
Cuando el marcador estaba 2-1 Montaño tuvo la oportunidad de anotar el tercero.
Alianza Lima era muy superior a Cristal y le ganaba 2-0, pero al final sólo pudo empatar.

Ambos equipos salieron con el mismo sistema. Dos línea de volantes y dos delanteros. Pero mientras que Montaño agilizaba a sus compañeros con pases largos y precisos a la “espalda” de sus rivales, Sheput trasladaba mucho el balón y los ataques rimenses carecían de sorpresa.

Así llegó el primer tanto de Alianza, un servicio de Montaño justo a los pies de Aguirre dejó con clara ventaja para el íntimo que ante la salida del meta Heredia anotó a los 27 minutos. Cristal no podía elaborar situaciones de gol. Y los rápidos ataques de los íntimos quebraban la retaguardia cervecera.

A los 30´, Montaño ejecutó un tiro libre directo y venció otra vez a Heredia. Con el 2-0, los íntimos fueron muy superiores y estuvieron cerca del tercero.

Pero en la segunda etapa, Oblitas tapó las filtraciones. Se quedó con un solo atacante y reforzó su volante. Alianza en lugar de atacar, retrocedió y así llegaron los goles de Lobatón 73´ y Tejada a los 88´ que provocó la euforia de los rimenses.

Ivlev Moscoso Delgado
Editor
Referencia
Choque vibrante

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.