Casi lo encierran

Pasó el susto de su vida. Juan Carlos Oblitas fue abordado por agentes migratorios de Ecuador, quienes a solicitud del Servicio de Rentas Internas le comunicaron que no podía salir de suelo norteño. El motivo: incumplimiento de sus obligaciones tributarias en dicho país por un valor total de 32 275,63 dólares. Felizmente, una filial de la cervecería Backus se hará cargo del problema que atraviesa el técnico rimense.

Por Diario La Primera | 15 ene 2009 |    
Casi lo encierran
Juan Carlos Oblitas por poco no sale de Ecuador debido a problemas de evasión de impuestos.

Oblitas, quien fuera estratega de LDU de Quito desde agosto de 2004 hasta agosto de 2006, recibió una notificación en setiembre de 2006, donde le comunicaban que su deuda ascendía a 24,125 dólares por impuesto a la renta del ejercicio económico durante el año 2005. Sin embargo, el contrato del ‘Ciego’ con el club ecuatoriano estipulaba que dicha institución se haría cargo del pago de impuestos.

Confiado en el acuerdo de palabra con el presidente Rodrigo Paz, el técnico peruano firmó el documento. Lo que no sabía era que en el papel no figuraba el acuerdo previamente hecho. Una vez enterado de la ‘mala jugada ecuatoriana’ y días antes de viajar a Ecuador, la Agremiación de Futbolistas de Ecuador le dijo que no podían impedirle la salida del país por tener una deuda tributaria.

Salvado y decepcionado
El susto pasó cuando la cervecería le confirmó que los abogados de la filial ecuatoriana se están encargando de regularizar y pagar la deuda.

“Lo que a Oblitas le molesta es que el compromiso verbal con Rodrigo Paz no se haya cumplido y eso es una vergüenza viniendo del presidente de un club como LDU. Encima, Liga le debe como 30 mil dólares a Juan Carlos por concepto de pago de remuneraciones, y eso figura en la resolución del contrato”, afirmó Jhonny Baldovino, abogado de la Agremiación de Futbolistas Peruanos.

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.