Informe de INTERPOL: Computadores sí fueron manipulados

El pasado día primero de marzo, el ejército colombiano atacó un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano. Supuestamente el ejército requisó tres computadoras portátiles, las tres memorias USB y los dos discos duros externos. Y se debe afirmar que “supuestamente”, pues dichas pruebas no se han obtenido dentro de un procedimiento policial o judicial al uso, sino en el marco de una agresión militar a un Estado extranjero. Cualquier prueba obtenida de esa forma es ilegal y por tanto no se puede utilizar en ningún procedimiento judicial.

| 17 mayo 2008 12:05 AM | Cumbre | 573 Lecturas
Opinión
573

Para intentar dar validez a estas “pruebas” las autoridades colombianas solicitaron de la Interpol un informe que certificara la “autenticidad” de los archivos contenidos en estos soportes. El 15 de mayo se hizo público el informe que, tras una lectura, llaman la atención las siguientes conclusiones.

La Interpol afirma que son “datos clasificados como “ULTRA SECRETO” (Pag. 21 del informe) cuando parte de esos archivos los hizo públicos el diario El País.

El propio informe reconoce en su “Conclusión 2b” (pág. 31) que las autoridades colombianas manipularon los ordenadores y las memorias y que “el acceso a los datos contenidos en las citadas pruebas no se ajustó a los principios reconocidos internacionalmente para el tratamiento de pruebas electrónicas por parte de los organismos encargados de la aplicación de la ley”.

Más adelante el documento de la Interpol declara que “Los sistemas operativos de los tres ordenadores portátiles decomisados mostraban que (…) habían sido apagados el 3 de marzo de 2008. Los dos discos duros externos y las tres llaves USB habían sido conectados a un ordenador entre el 1 y el 3 de marzo de 2008, sin que se hubieran obtenido previamente copias imagen forenses de su contenido y sin emplearse dispositivos de bloqueo de escritura (write-blockers)”.

Es decir, que el ejército colombiano hizo uso y modificó los archivos contenidos en los ordenadores, memorias USB y discos duros, antes de su entrega a la policía colombiana.

El informe en su página 32 afirma que:

- “83. En los archivos de la prueba instrumental decomisada Nº 26, un ordenador portátil, se presentaban los siguientes efectos producidos el 1 de marzo de 2008 o en fechas posteriores:

- Creación de 273 archivos de sistema

- Apertura de 373 archivos de sistema y de usuario

- Modificación de 786 archivos de sistema

- Supresión de 488 archivos de sistema.”

El documento afirma, sin embargo, que los documentos de usuario (documentos word y similares) son auténticos porque no se han modificado desde el uno de marzo hasta la fecha del examen, sin embargo el propio informe reconoce lo limitado de esta afirmación pues describe que en la prueba 31 se contienen.

“2.110 archivos cuyas fechas de creación oscilan entre el 20 de abril de 2009 y el 27 de agosto de 2009; 1.434 archivos cuyas fechas de última modificación varían entre el 5 de abril de 2009 y el 16 de octubre de 2010”. Concluye, que “estos archivos habían sido creados antes del 1 de marzo de 2008 en uno o varios dispositivos con una configuración de fecha y hora del sistema incorrecta” (Pag. 34).

Lo que significa que cualquier usuario cambiando la hora del sistema operativo puede crear un documento en la fecha que le plazca, sea anterior o incluso futura.

Sobre las conclusiones forenses hay que resaltar que el peritaje dice literalmente (Pág. 28):

“Sin desvelar dichos datos, INTERPOL puede declarar lo siguiente con respecto a los archivos de usuario contenidos en las ocho pruebas instrumentales de carácter informático decomisadas a las FARC:

- Se encontraron 109 archivos de documentos en más de una de las pruebas instrumentales

- 452 hojas de cálculo

- 7.989 direcciones de correo electrónico

- 10.537 archivos multimedia (de sonido y video)

- 22.481 páginas Web

- 37.872 documentos escritos (de Word, PDF y formato texto)

- 210.888 imágenes

De los anteriores, 983 archivos estaban cifrados 25.”

Es decir, ninguna referencia a que los ordenadores intervenidos contengan correos electrónicos. Hay que recordar que las informaciones de “El País” hacia referencias insistentes a correos y que publicaba los archivos con el título "Correos incautados en el ordenador de Raúl Reyes". Entonces, ¿De donde se han obtenido dichos correos? ¿O, simplemente, no existen en las computadoras requisadas?

El informe termina (Pág. 36 y siguientes) con siete páginas dedicadas a reconvenir a la policía de los países miembros y a decirle cómo debería tratar las pruebas electrónicas, recomendación que se hace en este informe, probablemente, porque este caso puede servir de ejemplo a las policías de cómo no deben recogerse pruebas informáticas.

De este modo, el propio informe de la INTERPOL es el que viene a traer más dudas sobre el origen de los archivos informáticos publicados por El País y con los que se pretende atacar a Venezuela y Ecuador.

Carlos Martínez/
Pascual Serrano

Rebelión


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD