“Yo no creo en los concursos literarios”

“Los concursos literarios son eventos que estimulan e incentivan la creación. Motivan una exigencia personal, invitan a ser mejores y brindan la oportunidad de ser reconocido a través de un premio. Ser editado y sentir que se está yendo por buen camino y no perseguido por una ilusión. Es decir: creer que es bueno”.

| 20 enero 2009 12:01 AM | Cultura | 3.3k Lecturas
Juan Rivera Saavedra no cree en los concursos.
Irreverente e iconoclasta Juan Rivera Saavedra no cree en nada ni en nadie cuando se trata de concursos literarios. Sino leamos el siguiente texto.

Más datos

DETALLE

Juan Rivera Saavedra, escritor, contador de historias desde niño. El  escritor más prolífico y distinguido de América Latina (Universidad de Texas. U.S.A.). El INC le concedió en 1986 el Premio Nacional de Teatro.
3333

“En Francia se reconoce la importancia de los concursos por ser una necesidad y un derecho del ser humano –expresarse artísticamente– por lo que existen cientos de concursos literarios todo el año, organizados por diferentes instituciones estatales y empresas. Cosa que no pasa en nuestro país, cuyos empresarios andan preocupados de sus ingresos más que en contribuir a salir del subdesarrollo del pueblo que los vio nacer”.

“Cada institución tiene su objetivo. Algunos están en las crestas de las olas (lo cual es loable y envidiable). Lo reprochable es cuando por interés personal, la seriedad queda de un lado y se actúa de espaldas a lo justo”.

“Por esta razón – quizás – no creo en ningún concurso. No lo digo por decir. Si empiezo a hacer memoria, dicha animadversión se remonta desde años atrás, al enterarme gracias a Irving Wallace, que le habían negado a Fedor Dostoievsky el Premio Nóbel por ser ruso: ¡Increíble! También gracias a este escritor e investigador – que Gabriela Mistral había concursado por dicho premio - nada menos que con Hermann Hesse y había logrado obtener aquel galardón, por el hecho de ser Hesse alemán y estar resentidos los organizadores, por aquel espinoso asunto denominado segunda guerra mundial. Lo que resulta increíble es que después de dos años, venimos a descubrir que, quienes conformaban el jurado de literatura del famoso premio, ninguno tenía que ver con las letras. ¡En absoluto, por ser científicos!”.

“Recuerdo que el Ministerio de Educación solía recompensar la mejor obra literaria del año. El premio le fue entregado a un extraordinario y excelente escritor que no postuló y lo insólito del caso ¡ni había concluido de escribir su obra! ¿Por qué lo hizo el jurado? ¿Quién resultó ganador? Nada más y nada menos que José María Arguedas. ¿Cómo llegó a enterarse de esta historia? Por uno de los miembros: Porfirio Meneses”.

“Ganar un concurso literario en el Perú y en el siglo que vivimos, no resulta difícil. Nada complicado si se sigue la siguiente regla: Basta ser estudiante de la Universidad Católica o egresado de ella. Ser profesor universitario. Ser amigo de algún miembro del jurado de la Católica. Hacer corregir su obra por algún catedrático, ser amigo de un crítico o periodista de un importante diario que trabaje con la Católica. Esto último es fácil de conseguir. ‘Los periodistas según Oscar Wilde - por lo general – suelen venderse. Lo curioso del caso es que no son muy caros’ ”

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD