Vírgenes de El Paraíso

Como parte de la exposición “Vírgenes urbanas”, terrenales mujeres recorrieron este Viernes Santo el Asentamiento Humano “El Paraíso”, en San Juan de Lurigancho, cubiertas con imágenes santas.

| 08 abril 2012 12:04 AM | Cultura | 2.2k Lecturas
Vírgenes de El Paraíso
“Action Art” en San Juan de Lurigancho.
2270

La muestra fotográfica de las “Vírgenes urbanas”, de Ana de Orbegoso, rompen con lo sacro del modelo español de los años del virreinato, que impuso no solo una idea de la mujer sumisa, sino también un fenotipo que era imagen, e incluso lo es hasta ahora, de lo correcto y de lo divino. La artista reemplaza rostros y símbolos europeos por peruanos, en una suerte de reconstrucción social y cultural a través del “collage”.

Ana de Orbegoso regresó por una semana al país, desde Estados Unidos, para hacer un nuevo pasacalle de sus “Vírgenes urbanas” aprovechando la fecha de Semana Santa. Estos recorridos se han visto en medio Perú; esta vez fue en el Asentamiento Humano “El Paraíso”, en San Juan de Lurigancho (Lima), donde sus vírgenes de carne y hueso subieron los cerros, cual penitencia y en pleno sol, para llevar el mensaje celestial-terrenal de la identidad peruana en Viernes Santo.

—¿Esta es una muestra que podría ser pensada solo en las que fueron colonias españolas?
—Las conquistas son un evento universal. En nuestra historia fuimos conquistados por los españoles. Al no hablar ellos el idioma de los nativos, utilizaron el arte como propaganda para su causa. Impusieron su cultura, ideas, religión y estereotipos occidentales utilizando cuadros con imágenes religiosas. La mujer colonizada estaba supuesta a alcanzar pureza, benevolencia y sumisión.

—No son solo vírgenes, sino otros personajes y elementos los que troca en la fotografía. ¿Podría decirme qué importancia tienen estos elementos en tu composición?
—Al sustituir los personajes y parte de la información original de los cuadros, la intención directa ha sido la de re-escribir la historia. Si originalmente era la historia del conquistador, ahora es la historia del conquistado. Una propuesta de decolonización. Al utilizar iconografía estoy utilizando los mismos cuadros como propaganda, pero esta vez, para cimentar nuestra cultura, en una especie de ayuda visual para nuestra falta de memoria.


Ana de Orbegoso y sus “Vírgenes urbanas” recorrieron el Asentamiento Humano “El Paraíso”.

—¿Quiénes son los personajes cusqueños que aparecen implantados en estas fotografías? ¿Son los mismos que aparecen en la “action art” en Cusco? ¿Son fotos de 2006?
—Los cuadros utilizados son de la Escuela Cusqueña. Los personajes han sido incluidos de diversos viajes que hice dentro del país con este propósito. Este trabajo fue inaugurado en Cusco en el año 2006 con la intención de recorrer todo el Perú, ciudades y pueblos, Ya van como 15 sitios en esta travesía constante.

Sus exhibiciones y caminatas han recorrido el Icpna de Lima y de Miraflores, el Museo de la Nación de Lima, la Casona Orbegoso en Trujillo (también la Huaca del Sol y La Luna, y la Huaca de la Sra. de Cao), el INC de Chiclayo (también en el Valle de las Pirámides de Túcume), la Alianza Francesa de Piura, La Galería de Sullana, la Galería Cultural “Tila Becerra Cieza” de Cajamarca, en la Municipalidad de Cajabamba, el Instituto de la Cultura y la Juventud de Huancayo (y el Museo de Sitio de Wari Willka), la Sala de Cultura de Chimbote, la Sala de Cultura de la Dirección Regional de Cultura de Ayacucho (en Quinua) y la Sala de Cultura de Puno.

Actualmente, hasta el 30 de abril, la exposición “Vírgenes urbanas” puede verse en el Centro Cultural Británico de San Juan de Lurigancho: Av. Próceres de la Independencia 1531, de lunes a sábado, desde las 9 a.m. Cuenta con textos en español y quechua del poeta Odi Gonzales, que acompañan las fotografías. Según Gonzales: “Mediante el fotomontaje, Ana hizo descender de los cielos y de sus pedestales a las vírgenes católicas, y las hizo más humanas, más cotidianas, yuxtaponiendo rostros de madres solteras, de ronderas, de vendedoras ambulantes, de bricheras, en lugar del diáfano rostro de las vírgenes del santoral peruano. Mis textos son testimonios de esas vírgenes pedestres, abandonadas en un quiosco de comida, sin fieles, sin andas. Revelan, desde luego, el fervor de un devoto”, dijo.


Marco Fernández
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario