Un salón para el libro

Pese al intenso frío de un invierno cruel y despiadado, como a los precios sinceramente prohibitivos de los libros, miles de personas visitaron los distintos ambientes y kioskos de la Feria Internacional del Libro. De manera especial, fue una ocasión para escuchar con atención a escritores ecuatorianos, quienes han dado una visión de un país en plena emergencia cultural.

Por Diario La Primera | 05 ago 2010 |    
Un salón para el libro
Hubo un ambiente destinado al editor y al libro.
En el marco de la XV Feria Internacional del Libro de Lima (Parque de Los Próceres. Jesús María), un hecho importante es que se haya establecido el Salón del Libro.
Sin embargo, cada vez es más nítida y mayor la presencia de editoras transnacionales, entidades comerciales que gozan del apoyo de los medios de comunicación y particularmente del Estado peruano. En cambio, no hubo presencia de grandes editoras peruanas capaces de competir, en cuanto se refiere a precios de los libros editados en el extranjero. Pese a los esfuerzos de editoras peruanas se ha notado que no han logrado romper los invisibles muros legales y, mucho menos, el tejido excluyente para impedir la llegada del esperado despegue editorial.

Aun así, hubo un hecho inusual que ha llamó la atención. Se trata del acierto de haber establecido el Salón del Libro, un lugar especial destinado a escritores, editores y lectores, para un encuentro y diálogo entre los tres personajes que abren y cierran el círculo de la lectura.

El criterio para crear este ambiente fue promover las últimas novedades y facilitar al lector, un espacio donde pueda hallar las recientes publicaciones de la industria editorial. De modo que fue posible encontrar a escritores visitantes de la feria como también a editores y distribuidores. A quienes no se les vio fue a los vendedores de libros viejos.

En dicho recinto se pudo apreciar los títulos más recientes (un año de antigüedad de impresión), convirtiéndose así en un punto de exposición bien ubicado y adicional a su stand. El público pudo dialogar no solo con escritores consagrados, sino también con quienes por primera publicaban un texto.

La Feria del Libro ha cerrado sus puertas. Ahora viene la piratería aunque sea un hecho oficialmente no programado. Una de las razones es que los precios de los libros son elevados. Sin embargo, no es razón para asumir la defensa de una acción ilegal.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.