¿Te consideras una persona culta? Debes tener estas cualidades

Actualmente el concepto de “una persona culta” está un poco distorsionado ya que creemos y muchas personas creen que ser cultos significa acumular conocimientos, saber mucho de un tema en particular y jadearse de ello, leer a grandes novelistas o ver muchas películas e ir al teatro y presumir. También hay quienes se jactan de ser muy cultos por haber tenido la oportunidad de viajar a muchos países.

Por Valeria Chuquimez | 15 jul 2018 |    
¿Te consideras una persona culta? Debes tener estas cualidades
¿Tienes alguna de esas cualidades?

Pero ¿Qué es la cultura? Si bien también puede incluir esos temas, la cultura nos enriquece como personas, va más allá permitiéndonos comprender mejor el mundo y también nos hace cultivar lo aprendido. La cultura jamás será arrogancia, desdén, creerse los “sabelotodos” o sentir desprecio por quienes no sepan cosas que otros sí.

Entonces ¿Cómo saber si somos cultos o no? Anton Chéjov, famoso escritor ruso, dejo en claro que la cultura nos permite enriquecernos y animarnos a reflexionar. Es necesario saber distinguir entre alguien culto, de una persona que solo tiene conocimientos que ha adquirido por medio de la educación (por ejemplo) pero piensa que esos conocimientos lo hacen superior.

La Primera

Nikolai, hermano de Anton, a los 28 años empezó a ganar fama por ser pintor en la capital de Rusia, por lo que Anton decide enviarle una carta allá en 1886, que son consejos para un artista en nacimiento, Anton creía que su hermano necesitaba de estos consejos pues Nikolai siempre se quejaba de que la gente no lo entendía. La carta está llena de sabiduría y entre sus líneas muchas frases de las cuales podemos aprender.

“La gente te entiende perfectamente bien. Si tú no te entiendes a ti mismo, no es culpa de ellos”

También nos enseñó a identificar a las personas cultas. ¿Cómo son ellas?

1. Saben respetar la personalidad humana, son siempre amables, gentiles, educados, dispuestos a ceder. Si tienen que convivir con una persona que no es favorable y deciden irse, no reprochan diciendo “nadie podría vivir contigo”. Saben personar el ruido, las ocurrencias y las visitas.

Alguien culto sabe respetar el lugar de los demás como individuos, es alguien tolerante que sabe asumir sus responsabilidades y no culpa a los demás. Son seres flexibles que aceptan formas de pensar diferentes a las suyas.

2. Sinceridad ante todo. Le temen a las mentiras, por más insignificantes que sean. Mentir significa insultar a quien le mentimos y asumir que son menos a quien está mintiendo. No llevan falsas apariencias, se comportan igual con amigos y con sus familias, no presume cosas que no tiene. No lleva mascaras.

La Primera

3. No es vanidoso. No se preocupa por el reconocimiento, no se pavonea por lo que ha ganado y no alardea de poner estar en donde otros no pueden. La gente talentosa sabe mantenerse en las sombras entre la muchedumbre. Solo quienes son vacíos necesitan hacer ruido y necesitan ser reconocidos. La cultura va de la mano de la humildad.

4. Respetan su talento, sienten orgullo de tenerlo y saben comprometerse con su desarrollo. Hacen todo lo posible por crecer como personas y saben que esto conlleva ciertos sacrificios y mucho esfuerzo. El talento da frutos con perseverancia.

5. No se menosprecian, no esperan compasión de los demás ni que hagan algo por ellos. No se sienten incomprendidos. Una persona culta es también una persona digna.

6. Sienten compasión, alguien culto es alguien empático, pero no solo ante las injusticias o el dolor, sino ante todo lo que pasa alrededor incluyendo la alegría.

¿Crees que el famoso escritor ruso estaba en lo correcto? Sigámonos cultivándolos y seamos mejores personas cada día.


    Valeria Chuquimez

    Valeria Chuquimez

    Redactora de contenidos
    Valeria Chuquimez comparte 31 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.