También se llama Carlos

Eduardo González Viaña presenta mañana su novela Quién no se llama Carlos (IPNA Av. Angamos Oeste 160. Miraflores). Habla un novelista que explora el universo de la niñez.

| 17 setiembre 2009 12:09 AM | Cultura | 1.7k Lecturas
También se llama Carlos
Eduardo González Viaña en el mundo de los niños.
1723

- ¿Cuál es la historia que narra esta nueva novela?`
- Es una historia maravillosa de migrantes. Un joven de 14 años llamado Favio llega a los EE. UU con su padre que es un profesor universitario. Su primer amigo y el mejor será un gato llamado Carlos. Tiene que aceptar una vida y educación en país ajeno del norte y sus relaciones sociales, todo será encarado por la perspectiva vital del muchacho.

- ¿Por qué siempre los migrantes?
- Es una obsesión. Es el tema de nuestro tiempo en un mundo globalizado, en el que tanta legalidad tienen los capitales que se mueven de un lado al otro, como deben tener los seres humanos que buscan trabajo y persiguen el derecho a la felicidad.

- ¿No es una referencia a un poema de Vallejo?
- Lo es, Quién no se llama Carlos, quién no tiene su vestido azul, quién al gato no le dice, gato, gato.

- ¿Cuál es la técnica narrativa?
- El niño va a contar la historia a través de una composición escolar, en la que él tanto como sus padres y el gato, son astronautas.

- ¿Aparecen los conflictos culturales de los migrantes?
- Cierto, la novela es una permanente reflexión sobre la vida y la muerte, vista con diferentes ópticas por los muchachos nativos de Norteamérica. El amor, la naturaleza, la relación con los animales, el sentido de la vida y el destino, son encarados minuto a minuto por un niño y su gato.

- De tanto admirar a Vallejo, ¿podrías llamarte Carlos?
- ¿Y por qué no César? Lo estoy pensando.

- ¿Cuál es la tu próxima novela?
- Se llama Compañero, compañeros. Trata de un perseguido político en el Perú del siglo XX.

- ¿Cómo defines ahora al novelista Eduardo González Viaña?
- Como un escritor embrujado. Me han querido aliviar de ese mal, pero he preferido llevarlo siempre conmigo. Es una marca de identidad.

- ¿Hasta cuándo?
- Desde siempre y hasta siempre.

- Pero todos cambian en la vida.
- Me he pasado año tras año pensando que eso también me podría ocurrir, pero no ha sido asÑ Pienso y sueño con los mismos ideales con que soñé y pensé cuando tenía 18 años. Ya es muy tarde para cambiar. Además no quiero.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD